Los vómitos en bebés y niños: ¿qué hacer cuando nuestro hijo vomita?

132

Los vómitos del bebé pueden estar causados por distintos motivos. A veces se producen por infecciones o pueden estar relacionados con la alimentación.

En algunas ocasiones pueden deberse a anomalías del aparato digestivo del bebé.

Si tu bebé vomita, es importante que observes si tiene otros síntomas, como fiebre o erupciones.

Es esencial evitar que los vómitos produzcan deshidratación.

Vomitar es expulsar el contenido del estómago por la boca de forma más o menos violenta.

En el estómago suele haber alimento, pero también moco y los jugos gástricos, muy ácidos.

Algo parecido es regurgitar, pero en este caso, se expulsa alimento desde el estómago, pero en menor cantidad y de forma menos violenta (a veces no llega a echarse fuera de la boca). 

Cuando un bebé regurgita a menudo (no sólo cuando eructa), se debe sospechar que tenga reflujo gastro-esofágico.

  • ¿Por qué se producen los vómitos del bebé?
  • ¿Qué debemos hacer si nuestro bebé vomita?
  • ¿Pueden los vómitos producir complicaciones en el bebé?
  • ¿Por qué se producen los vómitos del bebé?

    Puede haber muchos y variados motivos para que un bebé vomite. A continuación te señalamos algunas de las posibles causas del vómito de tu bebé:

    1.- Los vómitos pueden estar relacionados con anomalías del aparato digestivo de tu bebé:

    En bebés de menos de un mes de vida, puede tratarse de un caso de estenosis hipertrófica del píloro. Esta dolencia causa constantes vómitos, por lo que el bebé adelgaza y, en ocasiones, su piel se colorea de un matiz amarillento. Si estos dos síntomas confluyen hay que consultar al pediatra. 

    Las anomalías congénitas del aparato digestivo son poco comunes pero, si los vómitos persisten, consulta al pediatra.

    Durante la primera semana del bebé pueden aparecer diferentes anomalías congénitas del aparato digestivo.

    Detrás de los vómitos del bebé puede haber un caso de invaginación intestinal. Esta inflamación del intestino, que causa que éste se repliegue en sí mismo, va acompañada de un intenso dolor abdominal y, en estadios avanzados de la enfermedad, de presencia de sangre en las heces.

    2.- Los vómitos del bebé pueden tener relación con la alimentación:

    Puede ocurrir que el bebé presente intolerancia o alergia a algún alimento. Es más frecuente que las dolencias congénitas, y en ocasiones su diagnóstico resulta más dificultoso. Es por eso que conviene avisar al pediatra si los vómitos persisten sin motivo aparente.

    Es posible que estemos causando nosotros sus vómitos, dándole alimentos para los que su estómago no está preparado.

    También puede suceder que estemos dando al bebé alimentos inadecuados para su edad. Por ejemplo, no se recomienda dar yogur a los bebés de menos de ocho o nueve meses.

    Si el bebé ha ingerido algún alimento en mal estado, sus vómitos se pasarán tan pronto como supere la indigestión.

    Entretanto, conviene siempre hidratarle para ayudar al proceso de curación.

    3. Los vómitos pueden deberse a alguna infección en el bebé:

     Una infección del aparato digestivo, como la gastroenteritis, o de otras partes del cuerpo, como una infección urinaria o una infección de oidos u otitis pueden ser causantes de vómitos.

    En casos aislados, los vómitos del bebé pueden responder a un caso de meningitis o de septicemia.

    ¿Qué debemos hacer si nuestro bebé vomita?

    Lo primero es observar al bebé y comprobar si hay otros síntomas acompañantes, como fiebre o erupciones, entre otros. Si el bebé permanece tranquilo y no hay signos de alarma, en cualquier caso, se le deben ofrecer líquidos.

    Los más adecuados son las soluciones de rehidratación oral. Conviene dárselos poco a poco, a cucharaditas, sin forzar al bebé.

    En caso de una leve indigestión, el estado del bebé mejorará en pocas horas. Si el bebé no mejora conviene que un pediatra valore su estado. Son muchas las causas de vómitos y, algunas de ellas,  potencialmente graves.

    ¿Pueden los vómitos producir complicaciones en el bebé?

    Un bebé que vomita continuadamente se puede deshidratar. Además, si los vómitos son repetidos el bebé puede ir poco a poco perdiendo peso y debilitándose.

    Aunque lo más probable es que los vómitos del bebé no respondan a un caso de gravedad, si persisten se debe solicitar ayuda profesional.

    Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.