El consumo de vitaminas antes del embarazo reduce los partos prematuros