¿Cómo educar a los niños en «los terribles dos años»?

794

El segundo año es la edad de las rabietas y sobre todo, la búsqueda de la independencia. Nuestro hijo necesita reafirmar su personalidad. Para educarlo, los padres podemos empezar a establecer algunas normas de conducta.

Durante su segundo año de vida el niño se vuelve más inquieto y su comportamiento resulta imprevisible.

Pasa de la tranquilidad y la docilidad a las travesuras y las pataletas.

Por eso se habla de los «terribles dos años». En realidad el niño está en plena búsqueda de independencia y autoafirmación. Es el momento de iniciar su educación.

A esta edad el niño es egocéntrico y posesivo y tiene una idea muy limitada de lo que está bien y lo que está mal.

No se comporta mal deliberadamente, sino que actúa según sus impulsos.

La educación no sólo sirve para enseñar al niño a contener estos impulsos, sino también para comprenderlos.

Durante esta etapa está empezando a reafirmar su personalidad. Mediante su comportamiento, a menudo desafiante, busca la conformidad o el rechazo a sus actos.

Este es el momento ideal para establecer algunas normas básicas de conducta que le enseñen a distinguir lo que está bien de lo que está mal. A partir de los 18 meses la palabra favorita del niño es «no».

Con su comportamiento rebelde el niño está retando a los padres para saber hasta donde puede llegar. Si se le aleja del enchufe, el niño vuelve a acercarse, ignorando el aviso. Algunas veces, en este tira y afloja, llega incluso a rechazar las cosas que siempre le han gustado.

Por supuesto, existen tantos tipos de educación como familias, aunque conforme los niños crecen (a partir de los 4 años) nos referimos a tres tipos de educación: padres autoritarios, permisivos o democráticos. 

Estas son las ocasiones en las que es necesario adoptar normas claras y sencillas para mostrarle al niño de 1 a 2 años qué tipos de comportamiento son aceptables y cuáles no lo son:

Cómo enseñar normas a los niños de 1a 2 años

Los niños de 1 a 2 años no entienden todavía el concepto de norma. Por ello, es importante que no pierdas la paciencia a la hora de enseñarle normas de conducta a tu hijo. De ese modo, le ayudarás a comprender la necesidad de las normas y así le será más fácil respetarlas. Para ello, el recurso básico es la repetición.

Cómo favorecer el aprendizaje infantil

Todas las personas, pero especialmente los niños, aprendemos mejor y más rápido en un entorno agradable. Los estímulos positivos, las demostraciones de afecto…, todo ello contribuye al aprendizaje de los niños.

Los castigos en los niños de 1 a 2 años

Antes se tenía por imposible una educación sin castigos. Actualmente, somos más conscientes de las limitaciones de los castigos. Su eficacia depende de cómo los llevemos a cabo. El castigo físico no ayuda a madurar a los niños, ni les hace más fuertes. En realidad, tan solo les confunde y les torna violentos.

Imponer disciplina a los niños de 1 a 2 años

Hay dos maneras de ejercer la disciplina sobre los niños: Por pérdida de privilegios y por exclusión momentánea. Cualquiera de las dos maneras de imponer la disciplina ayudará al niño a comprender la importancia de obedecer. Sin embargo, para reforzar su autonomía, es preferible no abusar de ninguna de las dos técnicas.

Claves para educar a los niños de 1 a 2 años

Existen cuatro requisitos fundamentales para educar a los niños desde el primer año y en adelante. Se trata de la coherencia, la consecuencia, la constancia y la pertinencia. Cualquier tipo de educación se verá reforzado si se mantiene entre estos cuatro parámetros.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.