Centros de Educación Infantil: ¿cuáles son las ventajas? ¿y los inconvenientes?

Centros de Educación Infantil: ¿cuáles son las ventajas? ¿y los inconvenientes?


La educación infantil constituye la etapa que comprende desde los 0 a los 6 años. Tiene caracter voluntario. Se divide en dos ciclos: el primero va de 0 a 3 años y el segundo de 3 a 6 años. Muchos padres trabajan los dos por lo que tienen que dejar al bebé o niño pequeño al cuidado de otra persona o inscribirlo en un centro de educación infantil.

Publicidad

Primer ciclo de educación infantil

La etapa que precede a la educación primaria es la que se conoce como educación infantil

En España, la enseñanza no es obligatoria hasta los 5 o 6 años. La etapa que precede a la educación primaria es la que se conoce como educación infantil. La educación infantil se divide en dos ciclos. El primero comprende desde los 0 a los 3 años y el segundo desde los 3 a los 6 años. 

El primer ciclo se imparte en escuelas infantiles, es decir en las denominadas guarderías, término anticuado, pero usado con frecuencia por los padres. También puede conocerse como jardín de infancia, jardín infantil, parvulario, kínder, kindergarten, jardín de infantes o jardín maternal.

El segundo ciclo se imparte en centros de educación infantil o en centros de educación infantil y primaria.

Hasta que la enseñanza no es obligatoria, muchos padres no saben con quién dejar a su hijo, ya que su situación laboral les obliga a barajar diferentes alternativas, como dejarlos al cuidado de los abuelos o algún otro familiar, inscribirlos en una escuela de educación infantil/guardería, dejarlos a cargo de una madre de día  o contratar a una cuidadora.

Elegir con quién dejar al niño es una decisión que produce bastante inquietud en los padres. Ante esta situación, las preguntas más frecuentes que se plantean son: ¿Mi hijo estará bien cuidado? ¿No será demasiado pequeño para ir a la escuela? ¿Se integrará bien con otros niños? ¿Los centros de educación infantil no son demasiado caros? 

Tras barajar las ventajas y los inconvenientes algunos padres optan por llevarlos a un centro de educación infantil.

En este artículo sobre los centros de educación infantil:

¿Qué debemos tener en cuenta en el proceso de selección?

Descartar un centro de educación infantil y escoger otro es un proceso bastante laborioso.

Algunos padres valoran factores como la proximidad a su centro de trabajo o a su domicilio. Según los expertos, lo más importante son las normas del centro, conocerlas e interesarse por ellas. También es importante verificar que las instalaciones sean seguras y que no supongan ningún peligro para los niños.

Los educadores deben ser profesionales cualificados y poseer una titulación que garantice su especialidad. El papel del educador es de vital importancia para estimular el desarrollo psicomotor de los más pequeños. En esta etapa el niño aprenderá a relacionarse con otros niños y desarrollar nuevas habilidades, que lo harán más independiente.

¿Cómo debe ser un centro de eduación infantil de primer ciclo?

A la hora de elegir un centro de educación infantil hay que tener en cuenta factores como el espacio de las instalaciones y el número de alumnos y profesores por aula.

Las zonas de recreo deben estar separadas de las aulas y de las zonas de higiene. Tanto los profesores como los niños contarán con un aseo propio.

La normativa establece que el número de alumnos por clase debe ser de un máximo de 8 niños para la edad comprendida de 0 a 1 año, de 1 a 2 años serán 13 y de 2 a 3 años tendrán una capacidad para 20 alumnos.

Si el número de aulas excede las 9, el patio de juegos tendrá una extensión igual o mayor a 75 metros cuadrados. Y el área destinada exclusivamente para los niños podrá ser utilizada como comedor, aunque el espacio será de 30 metros cuadrados. 

¿Qué objetivos debe cumplir?

Las centros de educación infantil se rigen por la ley orgánica de Educación de 2006. Este documento establece algunos de los objetivos que deben cumplir los centros de educación infantil:

  • Enseñar al niño a reconocerse a sí mismo y mostrarle hábitos saludables.
  • Fomentar su desarrollo e independencia para que adquiera mayor seguridad.
  • Ampliar su círculo de relaciones y ayudarles en su integración con los demás.
  • Promover los vínculos afectivos entre los adultos y los niños.
  • Incentivarles a la ayuda y colaboración con los demás.
  • Mostrarles su entorno e indicar cuáles son sus características y propiedades principales.
  • Ayudarles a dominar el lenguaje.
  • Desarrollar sus habilidades artísticas.

¿Cuáles son las ventajas?

En esta etapa, los niños son muy receptivos y aprenden con más facilidad que en otras épocas de la vida. En los centros de educación indantil de primer ciclo el papel de los educadores es estimular su inteligencia a través de sus habilidades y del juego.

Ningún niño es igual a otro, ni aprenden de la misma forma. Cada uno tiene su propia evolución y los educadores deben respetar e incentivar su desarrollo personal de una forma autónoma. En función de la edad en la que se encuentre el bebé o niño, las actividades serán diferentes.

Por lo general, en los centros de educación infantil ayudan a los niños a mejorar su equilibrio si todavía no andan, a dejar los pañales, si todavía no controlan los esfínteres y a fomentar su curiosidad a través del juego.

¿Y las desventajas?

Los centros de educación infantil de primer ciclo son una fuente de contagio de virus. Los niños tienen un sistema inmunológico más inmaduro que los adultos y están más expuestos a las enfermedades.

El contacto diario entre unos niños y otros facilita la transmisión de bacterias. Las afecciones más frecuentes en los niños que van a la escuela infantil son las diarreas o las infecciones respiratorias.

Al final del tercer año los niños son más inquietos, más autónomos e indendientes. Fruto de su curiosidad, exploran el mundo con los ojos bien abiertos, sorprendiéndose con cada nuevo descubrimiento. En esta etapa, su desarrollo psicomotor también experimenta grandes cambios. Los niños de 3 años no andan, se desplazan corriendo de un lado hacia otro sin motivo aparente.

A esta edad es frecuente que los niños puedan sufrir algún golpe o caída. Pero esta situación también puede producirse cuando los niños están al cuidado de los padres, de los abuelos o de cualquier otra persona que se encargue de su cuidado.

Etiquetas: