PartoParto prematuro

Parto prematuro

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Se considera parto prematuro el que tiene lugar antes de la semana 37 de embarazo. Las causas de parto prematuro son muy variadas. El estrés o la anemia pueden provocar un parto prematuro, del mismo modo que algunas complicaciones del embarazo como la preeclampsia. Estos partos empiezan sin aviso y requieren que se acuda urgentemente al hospital.

Se produce antes de la semana 37 de la gestación. Aunque en un alto porcentaje de estos partos no se conocen realmente las causas, los médicos sí tienen claro que se producen en situaciones concretas como la rotura prematura de las membranas, cuando la futura madre padece preeclampsia, en embarazos múltiples, ante la existencia de anormalidades uterinas o debido a una incompetencia cervical. La anemia, la malnutrición o las situaciones de estrés pueden también ocasionar partos prematuros.

En estos casos, el parto suele comenzar sin previo aviso. Si la mujer observa contracciones uterinas durante 1 hora consecutiva y duran unos 30 segundos; si las contracciones se repiten en un intervalo de entre 5 y 10 minutos; o si durante un examen vaginal, el médico percibe que el cuello del útero se ha dilatado más de 3 centímetros y/o se ha borrado en más de sus dos terceras partes, lo más probable es que el parto se inicie en pocas horas.

Cualquiera que sea el motivo que provoque un parto prematuro, es importante acudir al hospital cuanto antes, donde los médicos procurarán retrasar en la medida de lo posible el nacimiento del bebé. Los bebés prematuros tienen, en la mayoría de los casos, problemas respiratorios debido a que sus pulmones aún no están maduros.

Te puede interesar  Contracciones ineficaces en el parto

Si el parto no se puede retrasar porque las membranas se hayan roto y el bebé haya iniciado su descenso por el canal del parto, lo lógico es que el proceso sea más rápido que en un parto en circunstancias normales, ya que la cabeza del bebé es más pequeña y blanda.

Los médicos suelen practicar una episiotomía para proteger la cabeza del recién nacido de cambios bruscos, debido a la presión que sufre en el canal del parto.

Como medida de precaución, es frecuente que se inyecte al feto vitamina K cada seis horas para fortalecer el sistema de coagulación, demasiado rudimentario en los prematuros.

En estos partos suele practicarse la cesárea con mas frecuencia , sobre todo, cuando hay indicios de pérdida del bienestar fetal o de sufrimiento fetal.

Subir

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados