Expectativas durante el embarazo: ¿dónde quedan tras el nacimiento del bebé?

111

A lo largo de los nueve meses de gestación, los futuros padres imaginan cómo será su bebé y la vida junto a él. Así, se van generando una serie de expectativas sobre la maternidad/paternidad. Es importante que éstas sean flexibles pues, tras el nacimiento del bebé, muchas de ellas habrán de modificarse.

Los meses de gestación son una época en la que los futuros padres experimentan muchas emociones, ilusiones, temores y deseos asociados al bebé que están esperando.

Durante estos meses, los futuros padres se van preparando emocionalmente, en la medida de lo posible, para recibir a su bebé. Asimismo, se preparan también materialmente, es decir, a nivel de espacio, mobiliario y demás artículos que creen que necesitarán para cuidar adecuadamente a su bebé.

Esta preparación (emocional y logística) lleva asociadas muchas expectativas sobre cómo será el bebé y qué supondrá la convivencia con él.

Para prepararse emocionalmente, los padres han de tratar de anticipar cómo se sentirán cuando tengan a su hijo junto a ellos, qué emociones experimentarán al tomarlo en brazos, cuando le alimenten, cuando llore o mientras juegan con él.

Del mismo modo, para prepararse en el ámbito material, los padres también han de anticiparse a qué es lo que el bebé va a necesitar. En principio, parece sencillo elegir los artículos para la canastilla del recién nacido.

Por lo tanto, durante todo el embarazo y más al final del mismo, los padres comienzan a perfilar una idea de cómo será su hijo, tanto física como psicológicamente. Se imaginan cómo será el bebé que están esperando, cómo se comportará, qué necesitará y cómo reaccionarán ellos ante los requerimientos del bebé.

En base a esa idea que se hacen sobre su hijo, los padres generan expectativas sobre la vida con él. Imaginan cómo se organizarán a su llegada, cómo dormirá el bebé, cómo serán los paseos con él, a qué parque lo llevarán, dónde lo dejarán mientras ellos realizan sus tareas…

Las ideas previas deben ser flexibles

Sin embargo, estas expectativas pueden no cumplirse del todo tras el nacimiento del bebé. El temperamento del mismo influye enormemente en sus reacciones, necesidades y requerimientos. Este temperamento marcará, en gran parte, cómo será la vida con el bebé.

Así, la organización y forma de vida que los padres habían imaginado durante el embarazo puede no corresponderse a lo que le bebé necesita según su temperamento. Los padres han de adaptarse a las necesidades del bebé para garantizar su bienestar. Muchas veces han de modificar sus esquemas mentales previos para poder amoldarse a lo que su recién nacido reclama.

Por tanto, es muy importante que los futuros padres generen expectativas e ideas previas flexibles, fácilmente adaptables a la realidad del bebé.

La flexibilidad mental es una cualidad en la crianza, pues permite a los padres analizar, cuestionarse, reflexionar y, si es necesario, modificar sus ideas, pautas y acciones durante la crianza de sus hijos. Esta flexibilidad debería cultivarse desde la gestación.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.