¿Cómo disfrutar de unas navidades sin excesos si estás embarazada?

27

Las fiestas de Navidad pueden llegar a suponer una auténtica prueba para las embarazadas. Los copiosos aperitivos, seguidos de abundantes comidas que se eternizan hasta la hora de la cena, los brindis, el humo de los puros o los cigarros de los familiares, los postres y dulces navideños… Y todo eso sin contar el vestido y los tacones. Encuentra en este artículo las claves para disfrutar de una Navidad sin excesos, adecuada al embarazo.

En Navidad, se concentra todo lo que a la embarazada le está vetado: los embutidos, las comidas copiosas, el alcohol, el humo del tabaco, la ropa ajustada e incómoda, los dulces… Es normal, por tanto, que la embarazada se pregunte… «¿Cómo voy a sobrevivir a las fiestas en este estado?»

Desde que la mujer descubre que está embarazada, se pregunta cómo va a cambiar su cuerpo semana a semana en cada trimestre de embarazo y qué precauciones deberá adoptar para que su bebé nazca sano. Si éstas son tus primeras navidades embarazada, es probable que te surjan numerosas dudas sobre cómo cuidarte.

En la primera visita al ginecólogo, el médico advierte a la embarazada de los riesgos de ciertos hábitos como el tabaco o el alcohol durante el embarazo. ¡Recuerda que debes evitarlos, durante el embarazo y la lactancia, también en Navidad!

Además, el ginecólogo informará a la embarazada sobre la necesidad de que lleve una dieta equilibrada en el embarazo, evitando embutidos y otros alimentos crudos (jamón, quesos frescos… típicos en Navidad) que podrían exponerla a infecciones como la toxoplasmosis o la listeriosis, muy peligrosas para el feto.

¡Disfruta de la Navidad en cualquier trimestre del embarazo con los siguientes consejos que te ofrecemos en elbebe.com!

En este artículo sobre embarazada en Navidad:

¿Cómo sobrevivir a la Navidad si estás embarazada?

Dependiendo del momento del embarazo en el que te halles, la Navidad será un reto para ti en un sentido u otro.

Embarazadas que están en el primer trimestre durante la Navidad

Durante el primer trimestre de embarazo, tendrás que lidiar con las molestias típicas del comienzo del embarazo: náuseas, vómitos, mareos, cansancio

Intenta descansar tanto como necesites y recuerda que, además de las precauciones habituales, debes moderarte en el consumo de dulces. Los polvorones, los mazapanes, el turrón… son dulces típicos de estas fechas, y con ellos suelen culminar todas las comidas y las cenas. Recuerda que si estás embarazada debes controlar tu peso para evitar complicaciones. De este modo, ¡no te costará tanto recuperar la figura después del parto!

Una de las complicaciones más frecuentes del embarazo es la  diabetes gestacional. Si éste es tu caso, tu ginecólogo te habrá prohibido terminantemente los dulces hasta que des a luz.

Embarazadas que están en el segundo trimestre durante la Navidad

Si la Navidad cae en tu segundo trimestre de embarazo, lo más difícil será resistir a las tentaciones navideñas (jamón y otros embutidos, quesos poco curados…) pero te sentirás mucho mejor que el trimestre anterior debido a que tus hormonas se habrán estabilizado.

Tu tripa, en el segundo trimestre, habrá empezado a ganar volumen, por lo que es probable que no te quepan los vestidos del año anterior. Si has decidido comprarte un vestido premamá para la ocasión, recuerda que lo más importante es que estés cómoda. A la hora de elegir color, puedes optar por el negro ya que disimula las curvas y estiliza la figura. Si quieres, puedes alegrarlo con accesorios de colores vivos, ¡están muy de moda!

Embarazadas que están en el tercer trimestre durante la Navidad

En las reuniones familiares, prueba a reclinarte en un sillón ligeramente de lado, evitando que el peso del útero recaiga sobre tu estómago.

Si ya estás en tu tercer trimestre de embarazo, es probable que vuelvas a sentirte cansada y que a ello se sumen molestias como la acidez de estómago, el dolor de espalda, el dolor en las costillas… Evita las comidas copiosas para prevenir la acidez. En las reuniones familiares, busca el modo de sentarte en una postura cómoda y favorable para prevenir el dolor de espalda y el dolor de costillas.

Si no consigues encontrar la postura en las reuniones familiares, prueba a reclinarte en un sillón ligeramente de lado, evitando que el peso del útero recaiga sobre tu estómago. Procura no pasar mucho tiempo de pie ni rígida, aunque estés sentada. Evita los tacones de más de 4 cm. y también los zapatos planos. Un tacón moderado favorecerá la circulación de tus piernas.

Además, si estás embarazada de más de 6 meses esta Navidad, procura aprovechar para andar y hacer algo de ejercicio moderado. Todo ello favorecerá tu salud y hará que el parto y el postparto sean mucho más llevaderos.

Consejos de seguridad para las embarazadas en Navidad

Por último, si estás planeando hacer un viaje por Navidad, recuerda seguir las recomendaciones para viajar en el embarazo. Ante todo, evita los viajes largos y escoge, siempre que sea posible, el tren como medio de transporte. El tren es un medio de transporte seguro que te permite estirar las piernas siempre que lo necesites.

En coche no dejes nunca de ponerte el cinturón de seguridad.  Si vas a viajar en avión, recuerda que algunas compañías no permiten viajar a las embarazadas en las últimas semanas de gestación. Consulta las condiciones de tu compañía antes de reservar tu billete.

Atendiendo a las necesidades de tu cuerpo y con un poco de sentido común… ¡Se puede disfrutar de la Navidad estando embarazada!