¿Qué hacer si se contrae la gripe A en el embarazo?

33

La gripe A produce síntomas similares a los de una gripe normal. Lo peligroso durante el embarazo es que la madre tenga fiebre. La fiebre en el embarazo se asocia a un incremento de defectos del tubo neural en el primer trimestre y a otros problemas neonatales. Si aparece fiebre, el médico administrará paracetamol. Si se confirma el diagnóstico de gripe A, se iniciará un tratamiento con antivirales.

Si estás embarazada y experimentas tos, fiebre superior a 38º, dolores musculares o de cabeza conviene que acudas al médico lo antes posible para descartar que se trata de la gripe A. Los síntomas son muy parecidos a los de una gripe estacional.

Una de las diferencias fundamentales es que el virus de la «nueva gripe» se contagia más rápido, pero es menos grave y su mortalidad es menor que una gripe convencional.   

En caso de fiebre, tanto el Ministerio de Sanidad como los expertos del Instituto Universitario Dexeus, recomiendan iniciar un tratamiento con paracetamol lo antes posible con el objetivo de bajar la temperatura corporal.

La fiebre en el embarazo se asocia a un incremento de defectos del tubo neural en el primer trimestre de gestación y a otros problemas neonatales. Debes saber que el paracetamol es uno de los pocos medicamentos establecidos como seguros para el embarazo.

En el servicio de salud, el médico realizará las pruebas necesarias a la futura madre. En caso de confirmar el diagnóstico, se iniciará un tratamiento con antivirales, como oseltamivir, conocido comercialmente con el nombre de Tamiflú. Hasta el momento el uso de antivirales sólo se ha demostrado eficaz si se administran en las primeras 24 horas desde el inicio de los síntomas. No conviene automedicarse, ya que existe un riesgo mayor a sufrir complicaciones en el embarazo. Los antivirales se administrarán siempre bajo prescripción médica.

El Tamiflú no tiene porque suponer un problema para el feto y, hasta ahora, no se han notificado efectos adversos. Pero lo cierto es que, según los expertos, no existen estudios clínicos suficientes sobre su seguridad en el embarazo ya que las embarazadas no forman parte de los grupos de prueba de los medicamentos.

El Ministerio de Sanidad recomienda ser «prudentes» y administrarlos en el embarazo «cuando una valoración individual y cuidadosa nos indique que los beneficios podrán superar los posibles inconvenientes». En EE.UU, el Centro de Control y Prevención de Efermedades (CDC) aconseja iniciar el tratamiento con antivirales en cuanto las embarazadas muestren síntomas de la enfermedad. La institución norteamericana considera que el riesgo del tratamiento es menor que los efectos que produce el virus de la gripe A (H1N1) en el embarazo

Las embarazadas recibirán la vacuna de la gripe A en cuanto esté disponible en España, prevista para el otoño de 2009. En la actualidad está en fase de prueba y no se comercializará hasta que no se hayan realizado los controles pertinentes y demostrado su seguridad en las personas.

Los expertos insisten en lanzar un mensaje de tranquilidad a la población, y en especial a las embarazadas, sobre la pandemia de la gripe A. Hasta el momento la mayoría de las que han pasado el virus de la nueva gripe sólo han tenido síntomas leves. Sin embargo, al tratarse de un virus reciente (H1N1), todavía no se disponen de datos suficientes sobre los efectos que produce en el embarazo.

Durante el embarazo el sistema inmunitario de la mujer se debilita de forma natural para permitir el desarrollo del feto. Este hecho hace que las embarazadas sean más susceptibles a cualquier tipo de infección que la población general, incluida la gripe A. Hasta el momento se sabe que el riesgo de complicaciones por la nueva gripe es mayor a partir del segundo y tercer trimestre de embarazo. De la misma forma que también puede serlo la gripe común.

La gripe A se transmite de persona a persona principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. Las microgotas pueden quedarse dispersas en el aire, en las superficies o en las manos. La prevención es el arma más eficaz para evitar el contagio. Por esta razón, si estás embarazada conviene que sigas las recomendaciones que establece el Ministerio de Sanidad y Organización Mundial de la Salud (OMS), y que señalamos a continuación: 

  • El virus puede depositarse en la manos si se toca una superficie contamida por lo que conviene lavarlas frecuentemente con agua y jabón durante, al menos, cinco minutos.
  • Al estornudar o toser utilizar pañuelos de papel y tirarlos inmediatamente después a la basura o papelera. El contacto con los ojos, la nariz y la boca también debe evitarse después de realizar dichas acciones.
  • Ventilar la casa para favorecer la renovación del aire y limpiar a diario el mobiliario (muebles, pomos, objetos…) y las diferentes superficies de la casa. No es necesario adquirir un producto de limpieza especial ya que esto puede hacerse con los desinfectantes habituales.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.

En cualquier caso, si deseas obtener más información, puedes hacerlo a través del teléfono de Información y de Atención al Ciudadano que proporciona el Ministerio de Sanidad y Política Social: 901 400 100.