Normas y límites: ¿por qué algunos niños expresan su ira de forma explosiva?

73

Hacia los 2 años de edad, algunos niños comienzan a expresar su ira de manera explosiva e impulsiva. Los padres deben ayudar a sus hijos a gestionar la manera en que expresan su ira. Para ello, es imprescindible que reflexionen sobre las normas y límites que establecen y traten de proporcionar a su hijo un ambiente flexible en el que poder desarrollarse.

La ira es un estado emocional que se experimenta asociada al enfado, la rabia o la frustración. Esta emoción se manifiesta en forma de furia, irritabilidad o malestar emocional.

Cuando la ira se experimenta de una manera tranquila, controlada, puede servir como estrategia del ser humano para adaptarse a su medio (defenderse de posibles ataques, estar en alerta ante peligros potenciales).

Sin embargo, cuando se produce de manera explosiva, incontrolada o impulsiva puede ser negativa para el desarrollo de la persona y su calidad de vida y de las personas que tiene a su alrededor.

Los niños también experimentan ira. A veces, la expresan de manera agresiva o violenta y es importante que los padres les enseñen a gestionarla adecuadamente.

Cuando en el hogar se establecen límites de manera excesiva, los niños se encuentran con posibilidades de acción muy reducidas y pocas alternativas de comportamiento.

En estos casos, las explosiones emocionales pueden producirse como reacción a esa limitación excesiva, como «movimiento pendular» en un ambiente inflexible, extralimitado.

El niño necesita jugar, experimentar, observar, conocer… Cuando en su ambiente no se le permite esto o se le limita demasiado, el niño tenderá a rebelarse y las explosiones emocionales airadas son una manera de hacerlo.

Así, es interesante que se revisen las normas y los límites que se están estableciendo en la dinámica familiar. Se debe reflexionar sobre ello, tomar conciencia de la función de los mismos y rediseñar su forma y cantidad si fuese necesario.

Es fundamental ofrecer un ambiente flexible a los hijos, en los que las normas y los límites no sean excesivos. Deben establecerse sólo los que se consideren realmente imprescindibles. Esto facilitará un clima familiar relajado y reducirá el número y la frecuencia de aparición de conflictos familiares y, en consecuencia, de explosiones de ira.

Además de la flexibilización o relajación del ambiente, debe ayudarse al niño a aprender otras formas de expresar la ira, como por ejemplo con cuentos que presenten modelos de expresión emocional positiva, guiñoles o sencillamente representándolo en el juego con sus muñecos.

El acompañamiento emocional por parte de los padres para ayudar a los niños a gestionar la ira es imprescindible. No obstante, si se relaja el ambiente familiar será mucho más sencillo para todos la gestión de la ira.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.