Las alergias de los niños en otoño: síntomas, causas y tratamiento

296

En otoño vuelven las alergias producidas por alérgenos, bien de los espacios abiertos o bien de recintos cerrados y el hogar. Evitar la exposición de nuestros hijos a ellos es una de las maneras de eliminar los síntomas para los alérgicos. Si los síntomas persisten es necesario acudir a un especialista.

Al contrario de lo que se piensa, las alergias no son exclusivas de la primavera. También se producen en otoño.

Con el otoño la caída de las temperaturas y la llegada de las lluvias cambian el paisaje: los árboles y las plantas pierden sus hojas, se acortan los días y el clima se hace más húmedo.

Estas variaciones en el entorno producen alteraciones en nosotros, algunas como las alergias tienen síntomas que impiden a los niños hacer una vida normal.

Por un lado, la reacción a los pólenes alergénicos varía según el clima y la vegetación. Algunos pólenes como los de las malezas producen más reacciones alérgicas en verano y en otoño.

Puedes consultar los niveles ambientales de pólenes en España en esta herramienta de la SEAIC, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

Por otro lado, las alergias a los ácaros del polvo aparecen más durante el otoño. Con la humedad y las bajas temperaturas, estos organismos proliferan con mayor facilidad debido a la calefacción y a una menor ventilación de los recintos cerrados.

Luchar contra los focos que producen los microorganismos o seguir unos hábitos y costumbres determinados son necesarios para minimizar los síntomas de la alergia.

Síntomas que indican que tu hijo puede tener alergia

  • Fiebre alta: catarros que se repiten o que son crónicos, que duran una semana o dos o que siempre aparecen en la misma época del año. Los síntomas pueden ser picazón, congestión y secreción nasal, ojos llorosos, picores de garganta,…
  • Asma: tos repetitiva, opresión en el pecho, dificultad para respirar. Aunque la tos puede ser una señal aislada, los síntomas pueden aumentar durante la noche o al realizar algún esfuerzo físico.
  • Eczema: erupciones cutáneas superficiales, rojas en los pliegues de los codos o las rodillas, que producen picazón y sequedad y que pueden ser escamosas.
  • Alergias alimentarias: ocurren inmediatamente después de ingerir algún tipo de alimento y se manifiestan en urticaria, hinchazón en la cara o en las extremidades, náuseas, tos, vómitos o dolor abdominal.
  • Síndrome de alergia oral: sensación de hormigueo en la boca, garganta o las orejas que aparece durante ciertas épocas del año o después de comer ciertos alimentos especialmente frutas crudas.

¿Cuáles son los alérgenos más comunes en el hogar y en el exterior?

  • Los ácaros del polvo: son organismos microscópicos que se encuentran en la ropa de cama, cortinas, alfombras, tapicerías y otros lugares de la casa. Aunque conviven con nosotros no los vemos y pueden producir alergias.
  • Los animales con pelo: en ocasiones los pelos de algunas máscotas como perros, gatos, conejos, hámsteres,… producen alergias a los más pequeños.
  • Las plagas de animales, como pueden ser de cucarachas, ratones, algún tipo de pájaro,…
  • El polen de árboles, hierbas o matojos es con frecuencia fuente de alergias. Aunque es más frecuente en primavera, el cambio de estación del verano al otoño produce alergénicos importantes.
  • Mohos y hongos que en ocasiones no se pueden apreciar a simple vista y que son producidos por la llegada de lluvias y humedades.
  • Algunos alimentos como la leche de vaca, el gluten presente en el trigo, los huevos, los cacahuetes, la soja, el pescado y los mariscos pueden provocar alergias en cualquier época del año.

¿Cómo prevenir y tratar los síntomas de la alergia?

Los síntomas de la alergia pueden ser causados por una gran variedad de alérgenos. En los recintos cerrados son responsables los ácaros, las mascotas y las plagas. En el exterior son producidos por el polen, el moho y los hongos.

Los ácaros, pelos de las mascotas, el polen y las gramíneas, hongos y algunos alimentos son los alérgenos más comunes.

Si detectas en tu hijo algunos de los síntomas descritos anteriormente debes realizar un test de la alergia en una clínica u hospital especializado y así identificar el foco que los origina. 

Evitar los focos que provocan la alergia es muy importante para minimizar y eliminar las alergias.

  • Si existen alergias provocadas por los animales con pelo desgraciadamente no se podrán tener estas mascotas en casa.
  • Si la alergia la producen plagas de animales en el hogar, se deberá eliminar cualquier resto de ellas, bien a través de profesionales que se dediquen a su erradicación o utilizando repelentes, sellando sus nidos y conservando los alimentos en recipientes de plástico. La limpieza e higiene en el hogar es imprescindible.
  • Los ácaros tienen su hábitat en lugares dónde se retiene la humedad y de dónde obtienen su alimento compuesto por ejemplo por microscópicas escama de piel humana. Los muebles tapizados, las sábanas, colchas, colchones y almohadas, las alfombras y los visillos son los lugares donde se encuentran estos seres microscópicos. Para evitar exponernos a ellos se recomienda cubrir los colchones y las almohadas con fundas herméticas antiácaros. Y utilizar lo menos posible alfombras y muebles tapizados. La limpieza de la ropa de cama y mantas debe hacerse con frecuencia, al menos una vez a la semana en agua caliente. Hay que tener en cuenta que la temperatura mínima necesaria para eliminar los ácaros es de 55 grados centígrados.
  • En el caso de que tu hijo sufra de alergia por factores externos es recomendable que se duche con frecuencia, al final de cada día y así eliminar de la piel y el pelo los agentes alergénicos.
  • El aire acondicionado si se usa debe tener limpios los filtros para evitar contaminar el hogar.
  • Los alérgicos al polen de las gramíneas y de las flores deben evitar pasear por un campo recién cortado que es cuando se libera más cantidad de polen. También tienen que evitar pasear por campos con yerbas altas. Utilizar mascarillas que les tapen la boca y la nariz ayudará a que filtren el polen.
  • Si la alergia es a los mohos, los niños deben evitar las humedades que se producen en el suelo después de la lluvia.

Recuerda que las mascotas son portadoras de todos estos alergénicos cuando entran en casa después de un paseo por el exterior.

Medicamentos recomendados para la alergia

Ante los primeros síntomas de alergia debes acudir con tu hijo al pediatra o a un especialista en alergia (alergólogo).

El médico será el que, después de las pruebas de alergia, recetará al niño los medicamentos necesarios.

A modo de orientación estos son algunos de los medicamentos utilizados para tratar estas dolencias:

  • Antihistamínicos: ayudan a eliminar los síntomas de ojos llorosos, estornudos, moqueo. También los picores de piel y la urticaria. Se toman por vía oral.
  • Corticoides nasales: se utilizan con mucha frecuencia para tratar las alergias por su efectividad y para eliminar síntomas crónicos de la enfermedad. En los niños no deberían utilizarse durante largos periodos de tiempo.
  • Inmunoterapia alérgica o inyecciones contra la alergia: se deben utilizar solo en pacientes con alergias confirmadas clínicamente. Si los medicamentos anteriores no han sido efectivos, este tratamiento servirá para reducir o eliminar la medicación diaria.
Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.