Consejos para mejorar la fertilidad de la mujer

1330

La infertilidad afecta a cada vez más mujeres y hombres. Se estima que alrededor del 30% de las causas de infertilidad corresponde a las mujeres, un verdadero obstáculo para áquellas que desean formar una familia. La buena noticia es que la fertilidad de la mujer se puede mejorar siguiendo determinadas pautas.

Las principales causas de la infertilidad femenina están relacionadas con:

  • el retraso en la edad para ser madre: a partir de los 35 años la capacidad reproductiva disminuye.
  • lesiones en las trompas de Falopio: dificultan la fecundación ya que impiden el transporte de los espermatozoides hacia el óvulo.
  • la endometriosis: es la presencia de tejido endometrial fuera de su localización habitual. En algunas mujeres puede provocar obstrucción de las trompas o formación de quistes ováricos que afectan a la fertilidad.

También existen una serie de factores de riesgo que afectan a la capacidad de concebir como los miomas, el cáncer, la diabetes o enfermedades de transmisión sexual entre otros.

¿Se puede mejorar la fertilidad de la mujer? A continuación ofrecemos una serie de consejos para mejorar la fertilidad femenina y ayudarte a planificar mejor tu vida reproductiva.

Relación entre la edad y la fertilidad femenina

Está demostrado que la fertilidad desciende con la edad.

Cada mujer nace con un número finito de óvulos.

Al nacer las niñas tienen cerca de un millón de óvulos.

Al llegar a la adolescencia, tan solo quedan en el organismo unos 300.000 óvulos, que se van perdiendo a lo largo del tiempo.

Durante la etapa reproductiva la mujer cuenta con 400 óvulos aproximadamente. Son los que proceden de la propia ovulación.

En la ovulación, cada mes uno de los ovarios libera el óvulo maduro para que sea fecundado al llegar al útero.

Cuando el óvulo no llega a fecundarse, se desintegra y se pierde con la menstruación.

Los factores que entran en juego cuando una mujer decide tener un hijo son, por tanto, varios:

  • los propios óvulos
  • la reserva ovárica
  • la calidad de los ovocitos

A partir de los 35 años las posibilidades para concebir descienden rápidamente y a partir de los 40 las posibilidades de quedarse embarazada son menores del 10%.

La edad a la que las mujeres tenemos hijos es así un factor determinante para lograr un embarazo.

Lo ideal es quedarse embarazada entre los 22 y los 30 años, ya que es el periodo más fértil para la mujer.

Sin embargo, en la actualidad hemos retrasado la maternidad por distintas causas: sociales, económicas, laborales.

En los últimos años ha surgido una alternativa para las mujeres que quieren retrasar la maternidad y asegurarse un embarazo futuro.

Se trata de la vitrificación de óvulos que permite que los óvulos maduros conseguidos tras estimulación ovárica sean criopreservados para usarlos posteriormente, una auténtica lucha contra el reloj biológico de las mujeres.

Esta técnica está siendo utilizada con éxito en pacientes con cáncer y también en mujeres que desean ser madres pero quieren decidir cuál es el mejor momento.

Relación entre el estrés y la fertilidad femenina

Aunque se sospecha que puede existir una relación entre el estrés y la fertilidad femenina, todavía no hay ningún estudio que establezca que existe una relación directa entre el estrés y la capacidad para concebir.

La mayoría de las mujeres que se enfrentan a un problema de fertilidad sufren unos niveles de estrés y ansiedad elevados.

Por otra parte, se ha comprobado que las mujeres con altos niveles de ansiedad ovulan menos o más tarde por lo que su ciclo menstrual se ve alterado y quedarse embarazadas se complica.

Una buena salud mental es esencial a la hora de abordar un embarazo ya que ayuda al organismo a encontrarse en las mejores condiciones posibles para lograrlo.

Relación entre hábitos de vida y fertilidad femenina

Unos hábitos de vida saludables son clave para mejorar la fertilidad. Se sabe que el consumo de tabaco, alcohol, demasiado café y el sobrepeso afectan negativamente a la fertilidad femenina.

  • El tabaco reduce las posibilidades de embarazo, ya que afecta a cada estadio del proceso reproductivo. Disminuye la función ovárica, afecta a la producción de hormonas, al transporte del embrión y al entorno en el útero.También aumenta la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo si ya estás embarazada. Conviene que abandones este hábito antes de quedarte embarazada.
  • Un elevado consumo de alcohol puede afectar a la concepción según algunos estudios. La recomendación de los médicos es que si estás buscando el embarazo elimines totalmente el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Según algunos estudios la cafeína reduce la fertilidad. Sin embargo, no existe un consenso entre la comunidad científica sobre la existencia de una relación directa entre el consumo de caféina y la fertilidad femenina. En cualquier caso si estás buscando un embarazo no conviene abusar de la cafeína. No conviene beber más de 5 tazas al día.
  • El sobrepeso puede ser un obstáculo para lograr un embarazo y, si se logra, para tener un bebé sano. La obesidad puede dar lugar a desequilibrios hormonales y a problemas de ovulación, sobre todo si se trata del primer bebé. La obesidad también está relacionada con el síndrome de ovarios poliquísticos que son una de las causas de la infertilidad. Por ello, conviene ponerse en forma y reducir peso antes de intentar tener un hijo.
Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.