PrematurosLas convulsiones en el bebé prematuro

Las convulsiones en el bebé prematuro

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

En ocasiones, los bebés prematuros sufren convulsiones. Estas pueden ser sutiles (movimiento de los ojos, chupeteo) o más bruscas (sacudidas de pies y brazos). La causa concreta de las convulsiones deberá determinarse mediante diferentes pruebas, para aplicar el tratamiento necesario. Tendrán que pasar unos meses hasta que se pueda saber si las convulsiones han dejado secuelas en el bebé.

Las convulsiones son movimientos anormales desencadenados por descargas eléctricas automáticas del cerebro del bebé. 

Generalmente, las convulsiones son fruto de algún daño en el cerebro del bebé prematuro, más frágil incluso que el de un bebé nacido a término.

Sin embargo, la inmadurez del cerebro del bebé prematuro puede ser ventajosa a la hora de evitar secuelas en el desarrollo del bebé prematuro.

En este artículo sobre las convulsiones en el bebé prematuro:

¿Por qué algunos bebés tienen convulsiones?

Los músculos de nuestro cuerpo están gobernados por el sistema nervioso central.

Los nervios envían órdenes a los músculos para que se contraigan o relajen. El cerebro es el órgano encargado de enviar las órdenes.

Te puede interesar  Prevención y tratamiento de la retinopatía en el bebé prematuro

Si el cerebro ha sufrido algún daño (por ejemplo una hemorragia, falta de oxígeno, una inflamación…) puede lanzar órdenes “desordenadas”, es decir, sin finalidad ninguna, de forma automática y brusca. Esas descargas eléctricas se convierten en movimientos de los músculos.

¿Cómo se manifiestan las convulsiones en el prematuro?

Como las convulsiones pueden afectar a cualquier músculo del cuerpo, las manifestaciones de las convulsiones pueden ser muy variadas.

Las convulsiones en el bebé prematuro:

  • Algunos movimientos de chupeteo automático del bebé prematuro pueden ser convulsivos.
  • Si el bebé vuelve los ojos, o los pone en blanco, puede ser debido a una convulsión.
  • La respiración agitada, ronca, o irregular puede tener lugar si se afectan los músculos que intervienen en los movimientos respiratorios. Como resultado, el bebé prematuro puede amoratarse, o sufrir cambios de color en la piel.
  • Los brazos y piernas del prematuro pueden sufrir sacudidas.
  • Además, durante las convulsiones el bebé suele tener alterada la conciencia (cosa que es mucho más difícil de comprobar en un prematuro).

¿Cómo se tratan las convulsiones del prematuro?

En primer lugar, los neonatólogos deben asegurarse de que se trata de verdaderas convulsiones, ya que hay algunos movimientos anómalos que se deben a trastornos metabólicos (hipocalcemia, hipoglucemia…). Para ello se hará un análisis de sangre al bebé prematuro.

Conviene cortar cuanto antes la convulsión. Para ello se administran distintos medicamentos al bebé prematuro: Fenobarbital, Luminal, Diazepam….

Estos medicamentos se pueden administrar por el recto aunque, como es probable que el bebé prematuro tenga ya una vía venosa (para el suero), se le administrarán directamente a la sangre por esa vía.

Te puede interesar  ¿Qué tipo de cuidados debemos realizar en el ombligo del bebé recién nacido?

En casos rebeldes, cuando las convulsiones no ceden, hace falta sedar o anestesiar al bebé pramturo con fármacos más potentes. En ese caso el bebé también necesitará respiración artificial.

También habrá que investigar el origen de las convulsiones: puede tratarse de la primera manifestación de una meningitis, o de una hemorragia cerebral. Por tanto el bebé será sometido a diferentes pruebas (punción lumbar, ecografía cerebral, electroencefalograma…).

Riesgos de las convulsiones para el bebé prematuro

El riesgo más grave es que se el bebé prematuro sufra una parada cardio-respiratoria a causa de las convusiones.

El cerebro del bebé prematuro es por una parte muy débil y vulnerable de ser dañado por muy diversas causas. Pero por otra, la inmadurez del cerebro del bebé prematuro puede ser una ventaja, porque si una parte del mismo sufre algún daño, quizá no se recupere, pero su función puede ser asumida por otra.

Las consecuencias de las convulsiones son difíciles de predecir en los primeros momentos. Sólo pasados unos meses, cuando se observe la evolución del bebé y se valoren las ecografías, análisis y EEG, podrá saberse si ha quedado alguna secuela.

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados