Bullying: ¿Qué impacto emocional sufren el acosado y sus padres y el acosador?

104

El acoso escolar es un problema muy grave. En España, en los últimos años, varios niños se han suicidado por no soportar ir al colegio, víctimas de acoso escolar. Las víctimas suelen sufrir en silencio. Los acosadores tienden a imitar lo que sienten que a ellos mismos «les hacen». Y los padres, una vez conscientes del problema, viven este proceso de forma muy dura. La mayoría necesita atención especializada para deshacerse de la culpa por no haber advertido el problema o por no haber actuado antes. Para conocer más sobre el impacto emocional del acoso escolar entrevistamos a Verónica Rodríguez, terapeuta Gestalt y directora de Coaching Club Madrid.

Pregunta: Desde el punto de vista emocional, ¿cómo viven esta situación los padres y los niños?

Lo importante es aprender cómo abordar el acoso escolar con el objetivo de incrementar la autoestima del niño, posibilitando que el acoso finalice.

Respuesta: El conocimiento o la sospecha de que un hijo está siendo víctima de acoso en la escuela puede generar un amplio espectro de emociones, tales como enojo, miedo, vergüenza, culpa.

Sin embargo, es muy importante que los padres traten de evitar la reacción exagerada porque la misma puede conducir a los niños víctimas de acoso a culpabilizarse a sí mismos por la angustia que observan en sus progenitores.

Otro peligro, no obstante, consiste en reaccionar menos de lo esperado, lo que puede hacer sentir al niño que sus padres están minimizando la situación. Los temas arduos no deben ser eludidos, pero tampoco infra o sobre afrontados.

Lo importante es aprender cómo abordarlos con el objetivo último de apoyar al niño e incrementar su autoestima, posibilitando que el acoso finalice.

P: Los daños psicológicos, ¿son para todos? ¿Son irreversibles?

R: Los daños psicológicos inciden esencialmente en el acosado, que debe iniciar un proceso complejo y prolongado de restitución de su autoestima.

También necesitará aprender a confiar nuevamente en los individuos que conforman su entorno más cercano, tanto adultos como compañeros de escuela.

Los daños suelen ser reversibles y dependerá de cada caso individual el tiempo que se precisa para la recuperación completa, prolongándose el mismo, en ocasiones, hasta la edad adulta.

P: Pese a existir un protocolo de actuación en los centros escolares contra el acoso, muchos centros se lavan las manos y no hacen nada. ¿Cuál debería ser el comportamiento de los colegios?

Lo ideal sería que tuviéramos una política preventiva en dónde no debiéramos poner en marcha ningún protocolo.

R: El colegio es una pieza muy importante pero en esta situación tiene mucho más que ver con un tema de políticas educativas.

En este momento en España impera una “política de reducción de daño” es decir, una vez que ya se produjo el acontecimiento se pone en marcha un protocolo de actuación.

Lo ideal sería que tuviéramos una política preventiva en dónde no debiéramos poner en marcha ningún protocolo. Pero esto obviamente, es mucho más oneroso porque requiere de un amplio equipo de profesionales al servicio de nuestra educación , es mirar hacia el futuro en grande es invertir en I+D como lo ha hecho Finlandia un país de referencia para estos temas.

En ese sentido, ¿cómo podemos pedirle al colegio que haga algo distinto más que poner en marcha el protocolo? No se trata de criminalizarnos entre todos sino de poder entender en qué punto estamos padres, colegios y políticas educativas para poder empezar a hacer algo diferente con las cosas que nos pasan como sociedad.

P: En el mundo al revés, los buenos (acosados) necesitan ayuda psicológica y tienen un problema grave. Y los malos (acosadores) son respaldados por la comunidad y su vida sigue igual. ¿Por qué tendemos a crear estereotipos erróneos? ¿Cómo es el niño acosador? ¿Qué perfil tiene?

Los niños acosadores contemplan el acoso como una manera normal de reproducir el modo de «comunicación» a la que están habituados.

R: En primer lugar, debo negar con contundencia la primera premisa, ya que no me consta en absoluto que los acosadores estén respaldados por la sociedad. Tampoco creo que la vida de un acosador siga igual, como poco irá degradándose de igual a peor.

Un niño acosador proviene habitualmente de una familia con modelos autoritarios de comportamiento y de relación en los que el valor de la palabra o del simbolismo apenas existe, prevaleciendo la actuación sobre el diálogo. El respeto, la participación en las labores del hogar, la forma de demostrar los afectos; todo está trastocado y revertido, por lo que los menores que se desarrollan en este tipo de contextos, si no son tratados por un profesional, contemplan el acoso como una manera normal de reproducir el modo de «comunicación» a la que están habituados, a imitar lo que sienten que a ellos mismos «les hacen».

Un niño acosador es un ser que también está sufriendo.

Un niño acosador es un ser que también está sufriendo y clamando a gritos que alguien le enseñe a reubicarse y a recolocar todo su universo emocional. Hay que tener en cuenta que ambos, acosador y acosado, son niños o adolescentes que aún se encuentran en etapa de formación y dependen enteramente de los adultos para completarla, con lo cual podríamos considerar a ambos como víctimas y no como victimarios, obviamente con distintos grados y muy diferentes connotaciones.

P: Este tipo de niños, que todos conocemos, ¿por qué no reciben ayuda psicológica para modificar su conducta?

R: Volvemos al punto en el que debemos insistir en que el colegio no siempre es capaz de detectar precozmente este tipo de comportamientos. Únicamente en los casos en los que opera el sentido común de algunos docentes, caracterizados por una intensa capacidad de involucración con su grupo de alumnos, se localiza y se focaliza el problema, surge la voz de alarma y se solicita la debida ayuda de un profesional.

¡Adiós sentimiento de culpa!

En Coaching Club programan sesiones individuales o grupales para ayudar a superar el impacto emocional del acoso escolar.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.