La cifra de bebés prematuros aumenta cada año en los países desarrollados