SaludLas regurgitaciones del bebé. ¿Cómo evitarlas?

Las regurgitaciones del bebé. ¿Cómo evitarlas?

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Es frecuente que el bebé regurgite parte del alimento que ingiere. Generalmente, esto no indica que exista un problema y se resuelve con la edad, pero se pueden seguir algunos consejos relacionados con la forma en que se da de comer al bebé para evitarlas o aminorarlas.

Algunos bebés, durante su primer año de vida, regurgitan parte de los alimentos que ingieren. Puede deberse a que el bebé haya comido mayor cantidad de alimento del que su estómago puede contener. A veces el bebé regurgitará los alimentos mientras eructa o babea.

Las regurgitaciones, en la mayoría de los casos, no tienen por qué ser motivo de preocupación. Casi nunca existe verdadero peligro de que el bebé se asfixie, tosa o sienta molestias, aún cuando suceda mientras duerme.

Unos bebés regurgitan más que otros y algunos continúan durante todo el primer año. Otros, por el contrario, dejarán de regurgitar cuando empiecen a sentarse.

¿Cuál es la diferencia entre las regurgitaciones y los vómitos?

Es importante conocer la diferencia entre regurgitar los alimentos y vomitarlos. El vómito causa grandes molestias e incomodidad al bebé, tiene lugar después de la comida y en mucha mayor cantidad que las regurgitaciones.

Las causas del vómito son muy variadas. En ocasiones tienen que ver con anomalías del aparato digestivo. Otras veces los vómitos aparecen ligados a una infección o a casos de reflujo gastroesofágico.

Cuando el bebé regurgita en exceso y/o sufre frecuentes vómitos, puede tratarse de reflujo gastroesofágico (RGE). El reflujo aparece debido a un mal funcionamiento del cardias, la válvula superior del estómago.

Te puede interesar  Los bebés aprenden de los padres el sentido del humor a los 6 meses

Esta molestia digestiva suele mejorar con la edad. En cualquier caso, conviene estar alerta y consultar al pediatra, ya que puede entorpecer el crecimiento del bebé o provocarle tos.

Cómo evitar las regurgitaciones en bebés

  • Para que el bebé no regurgite o lo haga en menor cantidad, la madre debe asegurarse de que alimenta al niño cuando está tranquila, en una habitación sin ruidos y tomándose el tiempo necesario. Deben evitarse los ruidos repentinos, las luces brillantes y las interrupciones.
  • No alimente al niño cuando esté tumbado y colóquelo en una posición donde tenga la parte superior del cuerpo erecto, bien sentándolo en una silla para niños o en un cochecito. Si es alimentado con leche de fórmula, provoque el eructo a su bebé.
  • Otra opción recomendable es elevar la parte delantera de la cuna (donde el bebé apoya la parte superior del cuerpo) con plataformas y tumbar al bebé boca arriba. Esta posición coloca la cabeza por encima de su estómago y evita que se ahogue en el caso de que vomite mientras duerme.
  • Alimente al bebé antes de que tenga mucha hambre.
  • En cuanto al biberón, asegúrese de que la tetina no es ni demasiado amplia ni demasiado pequeña. El agujero de la tetina debe ser del tamaño adecuado de modo que deje caer unas pocas gotas cuando se coloca hacia abajo el biberón.

Sobre el autor

Ana Martínez Rubio
Licenciada en Medicina y Cirugía. Especialista en Pediatría.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados