Limitar el uso de la televisión y del ordenador reduce el índice de masa corporal de los niños con sobrepeso

20

Un estudio, publicado en la revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, señala que reducir el consumo de la televisión y del ordenador reduce significativamente el peso de los niños con sobrepeso. Los investigadores realizaron un seguimiento durante dos años a 70 niños americanos de entre 4 y 7 años que tenían en común problemas de sobrepeso y que veían la televisión o jugaban al ordenador alrededor de 14 horas semanales.

La obesidad y el sobrepeso se han convertido en un grave problema de salud que provoca multitud de enfermedades evitables en los países más desarrollados como diabetes, artrosis o enfermedades cardiovasculares. De hecho, en el año 2005, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo había al menos 20 millones de menores de 5 años con sobrepeso.

Un grupo de investigadores estadounidenses analizó los efectos de reducir el uso de la televisión y del ordenador en un grupo de niños con sobrepeso. Los expertos llegaron a la conclusión de que limitando el uso de estos aparatos se puede reducir el índice de masa corporal en los menores. Esto es debido a que durante el tiempo que no veían la televisión, la ingesta de calorías era menor.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores escogieron al azar a 70 niños americanos de entre 4 y 7 años que tenían en común problemas de sobrepeso, además de su afición por ver la televisión o jugar al ordenador durante una media de 14 horas semanales.

El estudio duró dos años y un mes. Antes de iniciarse el experimento, los expertos midieron el consumo habitual de 85 tipos de comida en cada familia mediante un cuestionario.

Desde el inicio, los niños fueron divididos en dos grupos: a unos les pusieron limitaciones en los aparatos electrónicos mediante un dispositivo de control y a otros no.

  • El dispositivo limitaba cada semana el número de horas que el primer grupo podía ver la televisión y utilizar el ordenador. Las restricciones fueron aumentando progresivamente hasta reducir una media de 17,5 horas semanales el uso de estos aparatos electrónicos.
  • Los niños del otro grupo, a pesar de no tener ninguna restricción, también consiguieron reducir el consumo de estos aparatos en poco más de cinco horas semanales.

Cada seis meses, los expertos realizaron un seguimiento y control de los hábitos alimenticios de los niños de ambos grupos, de las horas que pasaban delante del ordenador y del televisor y del ejercicio físico que hacían mientras duraba el experimento.

El grupo que tenía el limitador en sus aparatos logró reducir su índice de masa corporal y tener un peso normal. En el otro grupo, los niños que dejaron de ver la pequeña pantalla y de jugar a la computadora también consiguieron reducir su peso.

Los expertos aseguran que esto fue debido a que los niños consumían menor cantidad de alimentos al pasar menos tiempo delante de la pantalla del televisor u ordenador.

La principal novedad del estudio es que los niños no bajaron de peso por realizar un esfuerzo físico mayor si no por reducir la ingesta de calorías.

Los científicos aconsejan a los padres evitar poner estos aparatos (televisor u ordenador) en la habitación de los menores para evitar el sobrepeso u obesidad infantil.