La hernia inguinal en bebés y niños ¿Por qué se produce? ¿Tiene tratamiento?

333

La hernia inguinal es una alteración que suele tener su origen en el desarrollo fetal. Puede detectarse a cualquier edad y es más frecuente en varones. El síntoma más evidente es la aparición de un bulto en la zona de la ingle. Normalmente, esta hernia tendrá que operarse en algún momento, pero no de urgencia. En algunos casos pueden surgir complicaciones, pero esto no es lo habitual.

La hernia inguinal es un trastorno en el que parte del contenido del abdomen (por lo general un pequeño tramo de intestino delgado) se desliza por un conducto que habitualmente está cerrado en la zona de la ingle.

Se puede detectar a cualquier edad de la vida y es más frecuente en varones.

¿Por qué se produce?

La hernia inguinal se debe al fallo de los mecanismos normales del desarrollo del feto.

En los varones, los testículos se forman dentro del abdomen, pero al final de la gestación emigran hacia el escroto saliendo por el conducto inguinal, que después se cerrará.

Si no se cierra, cuando aumente la presión dentro del abdomen (por la risa, el llanto o la tos) las asas intestinales son empujadas y se deslizan por el conducto haciéndose visibles y palpables.

¿Cómo se manifiesta?

El síntoma más evidente es la aparición de un bulto en la zona de la ingle, que suele ser blando.

Puede aumentar de tamaño en distintos momentos y desaparecer en otros. La hernia puede ser muy voluminosa, incluso llegar al escroto.

Es raro que el bebé se queje, aunque lo habitual es que se detecte después de haber estado el bebé llorando. Al palpar el bulto con los dedos, se percibe que contiene líquidos y gases.

Cuando el médico explora la zona, intentará comprobar que:

  • El contenido es solamente de asas intestinales.
  • El conducto inguinal es permeable. 

¿Qué tenemos que hacer?

 

En general, nada. Tarde o temprano tendrá que operarse, pero no necesariamente en seguida.

En caso de que se adentre un poco en el intestino, se puede intentar empujarlo hacia dentro, en el sentido contrario a como salió, apretando suavemente con los dedos. Se notará cómo vuelven a entrar las tripas al abdomen.

Para lograr reducir una hernia, el bebé debe estar tranquilo, sin llorar.

Si no lo consiguen, pidan ayuda en un servicio médico.

No se debe recurrir a bragueros, ni mecanismos externos, que pueden comprimir demasiado. 

¿Se puede complicar?

 

Hay dos posibles tipos de complicaciones, aunque ninguna es frecuente:

1. Hernia “estrangulada”: El intestino no puede volver al abdomen, se inflama y provoca vómitos y otros síntomas de obstrucción intestinal. Para que esto ocurra, deben pasar varias horas.

2. Si la hernia inguinal sucede en una niña, a veces, arrastra consigo uno de los ovarios, que puede percibirse como una almendra en el interior del conducto inguinal. Este caso debe ser operado pronto.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.