Madres solas y preservar la fertilidad. Entrevista a Dra. Victoria Verdú

164

En Elbebe.com entrevistamos a la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica de reproducción asistida Ginefiv y experta en fertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), para hablar sobre la maternidad en solitario, la preservación de la fertilidad y la legislación española en materia de reproducción asistida.

Para muchas mujeres sería impensable someterse a un tratamiento de fertilidad en solitario hace poco más de 10 años. Hoy en día las circunstancias han cambiado y los tratamientos de fertilidad en madres solteras han experimentado un incremento considerable. De hecho, la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) señala que cada año 1.500 mujeres son madres sin pareja mediante tratamientos de reproducción asistida.

Además, si a esto le sumamos que España cuenta con una de las legislaciones menos restrictivas en materia de reproducción asistida en comparación con nuestros vecinos europeos, nos encontramos con que, además de las mujeres españolas, cada vez más mujeres de fuera llegan a las clínicas de fertilidad españolas para tener a su bebé sin tener una pareja.

Someterse a un tratamiento de fertilidad no resulta sencillo desde el punto de vista emocional para las mujeres. Por lo que las clínicas de reproducción asistida cuentan con unidades de Psicología para atender cualquier cuestión relacionada con el estado de ánimo de las futuras madres.

En Elbebe.com hablamos con Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica de reproducción asistida Ginefiv y experta en fertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), sobre la maternidad en solitario, la preservación de la fertilidad y la legislación española en comparación con otros países europeos.

En esta entrevista sobre la maternidad y fertilidad:

Madres en solitario

P: En el caso de las mujeres que deciden ser madres en solitario, ¿cuáles son los tratamientos más habituales?

R: En el caso de las mujeres que deciden ser madres en solitario deben recurrir a un donante de semen y se realizan dos tipos de tratamientos según el tipo de paciente:

  • Normalmente, las mujeres que deciden tener a su hijo mediante la utilización de un banco de semen son menores de 38-40 años y no tienen a priori problemas de fertilidad teóricos, por lo que se les realiza una inseminación artificial con semen de donante, ya que es una técnica más sencilla.
  • En el caso de que la paciente tenga más de 38-40 años lo que hacemos es recomendarle una fecundación in vitro porque aumentan las posibilidades de embarazo, vemos cómo están los óvulos, si fertilizan, si son de buena calidad e intentamos agilizar los tiempos para conseguir que se quede embarazada lo antes posible. 

P: ¿Cuántos tratamientos son necesarios de media para lograr un embarazo?

R: Con todas las técnicas diagnósticas que existen, se llega a un diagnóstico relativamente pronto. Antes era muy habitual hacer muchos ciclos, pero ahora lo normal es que se realicen 3 ó 4 ciclos.

No todas las parejas son iguales y el tratamiento tiene que ser muy individualizado. Normalmente más de 3 o 4 tratamientos de fecundación in vitro no se suelen hacer. Y con inseminación se suelen hacer 3 o 4 ciclos, y si no hay embarazo se recomienda pasar a fecundación in vitro.

Por otra parte, si la edad reproductiva de la paciente es elevada, es decir, mayor de 43-44 años, se recomendarán técnicas con donación de óvulos.

P: ¿Qué implica para la mujer someterse a uno de estos tratamientos (hormonas, fármacos, punciones…)?

R: Los cambios hormonales en la mujer pueden inducir cambios en el estado de ánimo (ansiedad, estrés…). En Ginefiv contamos con una unidad de Psicología que atiende las necesidades psicosociales y emocionales de los pacientes que acuden a nuestro centro. Considero que es importante que las mujeres se sientan apoyadas. 

P: ¿A partir de qué edad se desaconseja un tratamiento de fertilidad?

R: Nuestro centro sigue las recomendaciones de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, por lo que realizamos tratamientos con óvulos propios hasta los 43-44 años y con donación de óvulos hasta los 49-50 años. Se podría trabajar a edades más avanzadas, pero consideramos que es fundamental intentar tener los hijos a edades razonables.

Preservar la fertilidad: la vitrificación de ovocitos

P: ¿Por qué cada vez más mujeres recurren a los tratamientos para preservar la fertilidad?

R: La técnica de la vitrificación de ovocitos ha experimentado grandes avances.

Hasta el 2005 se basaba en un proceso de congelación más lento y los resultados eran desalentadores, ya que muchos óvulos no sobrevivían.

Sin embargo, actualmente se crioconservan mediante técnicas de vitrificación, que consisten en una congelación rápida a muy  bajas temperaturas, que impiden que se formen cristales de hielos en el interior de las células, y por consiguiente asegure una mayor supervivencia celular a la hora de la descongelación.

Desde 2006-2007 se hacen cada vez más tratamientos para preservar la fertilidad, sobre todo en pacientes oncológicas que van a recibir tratamientos con quimioterapia, aunque cada vez hay más mujeres que, por motivos sociales, se plantean la posibilidad de preservar su fertilidad.

Actualmente, la edad media en nuestro centro es de 38 años. Obviamente no es la edad más adecuada para preservar la fertilidad, puesto que la reserva ovárica está baja y la tasa de anomalías cromosómicas es más alta.

La preservación de la fertilidad se aconseja antes de los 35 años y en cualquier caso, hay que considerarlo como una posilbilidad, pero para nada constituye un seguro de fertilidad. Lo lógico es plantearse la maternidad a edades razonables y de manera natural.

Legislación española en comparación con la europea

P: Desde el punto de vista legal, ¿en qué se diferencia España del resto de países europeos en materia de tratamientos de fertilidad?

R: La legislación varía mucho en función de cada país. En España la donación de óvulos es legal, pero no lo es la subrogación uterina, es decir, el útero o vientre de alquiler.

Sin embargo, en Italia no es legal la donación de óvulos, ni de semen. En Francia sí es legal, pero no existe ninguna compensación* a los donantes por lo que se realizan muy pocos ciclos de donación.

En Reino Unido es legal la donación, pero no existe el anonimato como donante como ocurre en España. Por eso, en el caso de Reino Unido, el día de mañana el niño puede acceder a la identidad del donante o el donante a la identidad del niño o de la familia.

*En España la Comisión Nacional de Reproducción Asistida contempla la compensación económica al donante de ovocitos por hacer el esfuerzo de ir a la clínica y someterse al tratamiento mediante punción ovárica. Este tipo de compensación se sitúa entre los 600-1000 euros.      

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.