Pilates postparto

18

Practicar pilates durante el período postparte es muy adecuado. Se recomienda por los beneficios psicológicos y físicos que de su práctica se obtienen. Las puérperas que lo deseen, han de acudir a un centro especializado con monitoreas profesionales.

El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental, debido a Joseph Pilates. Pilates nació en Alemania en 1880. Fue un niño débil y enfermo, por lo que estudió diversas materias relacionadas con su enfermedad, como anatomía, traumatología y yoga.

Dedicó su vida a mejorar su cuerpo y el de otros, sufriendo lo menos posible. En su método se combinan la fuerza muscular, el control mental, la respiración y la relajación.

Al ser hecho prisionero en Inglaterra e internado en un campo de concentración en la Primera Guerra Mundial comenzó a usar su método con enfermos, pues trabajaba en la enfermería del campo.

Para sus ejercicios empezó a utilizar cuerdas, pelotas y poleas, algo muy novedoso en la época. Actualmente, esta técnica está extendida por todo el mundo.

Algunas características del método Pilates son que desarrolla el equilibrio, aumenta la elasticidad, la fuerza y la resistencia muscular, mejora la posición de la columna y reduce las tensiones musculares.

Pilates en el postparto

Como otros ejercicios, el método Pilates también puede utilizarse en el posparto. Resulta recomendable en esta etapa.

Siempre se debe consultar al toco-ginecólogo antes de iniciar los ejercicios. Pueden iniciarse los ejercicios 6 a 8 semanas después del parto vaginal, si el médico da su aprobación.

Si la mujer se ha sometido a una cesárea, debe esperar, al menos, 10 semanas.

Los ejercicios deben realizarse en un centro especializado y con monitores adecuados. La postura se debe controlar al milímetro para no forzar y asegurar la perfecta ejecución.

En el posparto se trabajan las zonas que más se han alterado durante el embarazo, como la columna, vertebral, la pelvis y la cintura escapular).

Para trabajar los abdominales y el suelo pélvico, éstos deben estar completamente recuperados. En general, deben seguirse las indicaciones del profesor.

La filosofía del método Pilates se basa en seis principios:

Control. Esta técnica cuida la postura y el movimiento para evitar lesiones.

Concentración. Con el método Pilates se concentran e integran la mente y el cuerpo para conseguir un resultado óptimo.

Flexibilidad. Los movimientos del método Pilates son suaves. Eliminan la rigidez y mejoran la flexibilidad.

Fluidez. Los movimientos siguen un ritmo fluido, sin cortes bruscos ni rápidos.

Precisión. Cada movimiento está destinado a un fin y debe realizarse correctamente.

Respiración. La oxigenación es la base del bienestar. La mujer debe respirar bien para dar fuerza a la musculatura cuando el ejercicio lo requiere.

Siguiendo estos principios se consigue:

Acelerar la recuperación después del parto.

Eliminar el exceso de grasa desfavorable para el organismo.

Aumentar el tono muscular y la forma física.

Obtener más energía.

Incrementar la resistencia y la fuerza corporal.

Disminuir el riesgo de lesiones debidas a la posible fatiga.

Reducir el cansancio, el dolor de espalda, estreñimiento y retención de líquidos debido a los cambios hormonales.

También se reduce el riesgo de depresión posparto y ansiedad.

En consecuencia, el Pilates es un método adecuado para realizar en el periodo posparto, pero siempre debe consultarse con el ginecólogo antes de iniciarlo.