Ventajas e inconvenientes de la episiotomía en el parto

31

La episiotomía es una incisión que se practica durante el parto en los tejidos de la vagina y el periné de la mujer, para facilitar la expulsión del feto y evitar los degarros en la madre. Existen tres tipos de incisión, según la dirección en que se realice. Esta práctica tiene defensores y detractores.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Se trata de una incisión quirúrgica en los músculos de la vagina y del periné de la mujer para ampliar el canal por donde sale el feto y evitar así desgarros en la musculatura del suelo de la pelvis. Se realiza durante la fase de expulsión del bebé. Tras el nacimiento, el corte se cose con puntos de sutura.

Su práctica está muy extendida en todo el mundo. Se utiliza con frecuencia en las mujeres primíparas. No suele realizarse en mujeres que ya han tenido hijos debido a la mayor facilidad de sus tejidos para dilatarse en el momento del parto.

En último caso, se trata de una decisión que el médico debe adoptar en el momento en el que la cabeza del bebé empiece a coronar, en función de la elasticidad del periné.

3 TIPOS DE INCISIÓN: MEDIAL, MEDIOLATERAL Y LATERAL

La medial o vertical se realiza en dirección al recto. Aunque provoca menos pérdidas de sangre y produce menos molestias en el postparto, debe ser muy pequeña para que no llegue nunca al ano. Es menos frecuente.

Episiotomia

En su lugar, los médicos optan por una pequeña incisión mediolateral o lateral. Ésta se aleja del recto hacia un lado del periné que es una zona mas segura.

ARGUMENTOS A FAVOR DE LA EPISIOTOMÍA

Existe un amplio debate sobre las bondades e inconvenientes de la episiotomía. Sus defensores afirman que las lesiones que se producen con esta técnica son menores que las que se producen sin ella. Si no se practica una incisión, la salida al exterior del feto puede producir serios problemas en la zona perineal debido a los desgarros.

Además aseguran que la episiotomía evita que la cabeza del feto se golpee contra el periné. Otro de los argumentos a favor es que gracias a este tipo de incisión, la fase de expulsión se reduce entre 15 y 30 minutos, lo que resulta de gran ayuda cuando se está ante un parto prolongado o en el caso de que puedan presentarse síntomas de sufrimiento fetal.

ARGUMENTOS EN CONTRA DE LA EPISIOTOMÍA

Los detractores de la episiotomía aseguran que se trata de una técnica agresiva e innecesaria y no exenta de problemas. Por un lado, mantienen que los partos con episiotomía provocan hemorragias y molestias en el postparto. También opinan que las mujeres sometidas a esta práctica quirúrgica están más expuestas a infecciones.

Como alternativa, proponen que las futuras madres realicen durante el último mes de la gestación ejercicios destinados a distender los músculos de la vagina y de la pelvis.

Además, en el momento del parto, aconsejan aplicar a la mujer compresas calientes para reducir las molestias en la zona del periné y evitar, en la medida de lo posible, la anestesia local que hace que los músculos perineales se queden fláccidos. Sin embargo, la eficacia de estos remedios es dudosa y sus resultados, dependiendo del cuerpo de cada mujer, inciertos.