¿Cómo afecta el uso del chupete a la lactancia materna?

59

El uso del chupete puede interferir con el buen desarrollo de la lactancia materna. Su uso antes de que la lactancia esté bien establecida puede ocasionar un mal agarre al pecho.

Asímismo, puede hacer descender el número de tomas y la producción de leche materna.

Hoy en día, el uso del chupete está tan extendido que muchos padres no llegan a plantearse si es adecuado o no. En la mayoría de los casos se da por hecho que los bebés necesitan chupete.

Sin embargo, se sabe que el uso del chupete tiene ciertos inconvenientes y es importante que los padres los conozcan antes de decidir ofrecer uno a su bebé.

Uno de los inconvenientes del chupete e que, utilizado en exceso, puede afectar negativamente al desarrollo del lenguaje.

Otro de los inconvenientes de este objeto es que puede afectar negativamente a la lactancia materna.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría y UNICEF aconsejan que no se ofrezcan chupetes a los bebés al menos hasta que la lactancia materna se haya establecido; esto es, aproximadamente, 6 semanas después del nacimiento.

Esto es así porque la forma de succionar un chupete es diferente a la manera de succionar el pecho adecuadamente. Por ello, si el bebé succiona el chupete y, después, aplica este patrón de succión al pecho, su agarre al pecho será incorrecto y su succión no será la óptima, ocasionando dolor en el pezón a la madre y/o grietas.

Asimismo, si el bebé no succiona el pecho de manera adecuada, es probable que no consiga obtener toda la leche que necesita. Esto podría constituir el principio de la necesidad de dar suplementos alimenticios al bebé, finalizando la lactancia materna exclusiva.

De esta manera, el uso del chupete se vincula a períodos más cortos de lactancia materna exclusiva y a destetes tempranos.

Por otra parte, si se le ofrece el chupete al bebé para calmarlo, en lugar del pecho materno, se corre el riesgo de estar sustituyendo alguna toma. De este modo, se estarían perdiendo ocasiones de alimentar al bebé y esto incide negativamente en la salud de éste.

Si el bebé hace menos tomas porque sustituye algunas de ellas por la succión no nutritiva del chupete, la producción de leche de la madre descenderá (a menos succión, menos producción). Esto es muy negativo para la lactancia.

De este modo, si los padres deciden ofrecer el chupete a su bebé, deben tomar algunas precauciones, como no hacerlo antes de que la lactancia materna esté bien establecida y, después, ofrecerlo sólo para dormir, no cada vez que llore.