¿Quién puede donar sangre del cordón umbilical?

25

Cualquier embarazada sana y mayor de edad puede donar su cordón umbilical. Si estás embarazada y has pensado donar la sangre de tu cordón umbilical tras el parto, dirígete a cualquiera de los Bancos de Sangre de Cordón Umbilical o a las maternidades asociadas para informarte y realizar los trámites legales necesarios. Tras el parto, la muestra pasa a pertenecer a la Red Española de Donación de Médula Ósea.

En principio, cualquier mujer embarazada sana y mayor de edad con un embarazo normal puede ser donante. La recolección de la sangre se realiza en el momento del parto.

Los donantes son aquellas personas que ceden altruista y voluntariamente parte de su sangre u órganos con fines terapéuticos.

En este sentido, las embarazadas que quieran donar sangre del cordón umbilical deben previamente dirigirse a alguno de los Bancos de Sangre de Cordón Umbilical o a las maternidades asociadas que permitan la extracción.

En estos centros reciben información relacionada con la donación (cómo se realiza la extracción de la sangre, sus ventajas, sus riesgos…).

Después de informarse sobre el proceso, si la embarazada decide seguir adelante con la donación debe firmar un documento, que se conoce como «consentimiento Informado».

La firma de este documento implica, por una parte, que la embarazada ha recibido toda la información necesaria al respecto y por otra, que está de acuerdo con las condiciones relativas a la donación de la sangre del cordón umbilical.

Para realizar la donación se estudia la idoneidad de la mujer, mediante una revisión de su historial clínico y un análisis de sangre en el momento del parto, y del bebé al nacer.  En estas pruebas se evaluarán:

  • Los antecedentes familiares de la donante para descartar posibles enfermedades que contraindiquen la donación.
  • El historial clínico de la mujer para descartar enfermedades hematológicas o infecciosas.
  • La sangre de la madre en el momento del parto para descartar enfermedades infecciosas o potencialmente transmisibles como el VIH, la hepatitis B o C,  o las enfermedades de transmisión sexual como la sífilis…
  • El estado del bebé al nacer mediante un examen clínico y opcionalmente otro después de los tres meses de vida para descartar posibles enfermedades.

Si la sangre del cordón umbilical resulta óptima para la donación, la donante recibe una carta de agradecimiento por su colaboración desinteresada y altruista.

A partir de ese momento, cualquier paciente del mundo podrá recibir la muestra a través de la Red Española de Donación de Médula Ósea (REDMO).