La exposición a radiaciones entraña graves riesgos en el embarazo

43

La exposición a rayos x u otros tipos de radiaciones ionizantes puede producir un aborto en la embarazada. Además, la acción de tales radiaciones sobre el cuerpo de la mujer puede alterar el sistema genético del feto e interferir en el desarrollo de sus células, resultando de ello algún tipo de mutación. Si estás embarazada y tienes que hacerte una radiografía, informa de tu estado al personal sanitario

Las radiaciones durante la gestación, ya sean rayos x u otras radiaciones ionizantes, pueden afectar negativamente al sistema genético encargado del desarrollo de las células del feto, produciendo en su cuerpo algún tipo de mutación.

Cuando el embarazo está en sus primeras semanas hay que procurar no hacerse radiografías, ya que éstas pueden provocar en ocasiones un aborto.

Si este tipo de exposición es inevitable, el médico deberá asegurarse de cubrir el abdomen y la glándula tiroides de la mujer con un protector de plomo.

En la actualidad, el personal sanitario que trabaja en estos departamentos suele estar protegido frente a este tipo de radiación.

No existe evidencia de que la exposición de la mujer embarazada a radiaciones no ionizantes (radiaciones ultravioleta o infrarrojas que provienen de televisores, vídeos, ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, hornos, microondas, etc.), sea peligrosa para la mujer y el feto.

Sin embargo, todavía se deben realizar más investigaciones y estudios al respecto.