Semana 31 de embarazo: el feto tiene menos espacio para moverse

1456

En la semana 31 de embarazo, el futuro bebé cada vez tiene menos espacio para moverse dentro del útero materno. Esto es así porque el tamaño del feto ocupa la mayor parte del espacio intrauterino. A veces, cuando el bebé se mueve, la forma de la tripa de la madre cambia y puede verse como sobresale una extremidad del feto.

En la semana 31 de embarazo, el feto ya tiene un tamaño importante. Mide alrededor de 43 cm y pesa 1,5 kg, aproximadamente.

Todos sus órganos y sistemas están casi completamente formados. Ahora sólo tienen que seguir creciendo y perfeccionando sus funciones.

Los movimientos del feto son ahora más limitados, debido a su gran tamaño. A pesar de todo, el feto se estira dentro del útero, modificando con ello el contorno de la tripa de la embarazada.

La pareja suele atravesar una etapa de adaptación estas semanas, debido sobre todo a la inminencia del parto. Afrontar los cambios que supone la llegada de un bebé puede requerir un proceso de asimilación, más aún para unos padres primerizos.

En este artículo sobre la semana 31 de embarazo:

Desarrollo del feto en la semana 31 de embarazo

En la semana 31 de embarazo, el tamaño del futuro bebé ocupa ya la mayor parte de la zona abdominal de la madre. Esto hace que los movimientos del feto sean cada vez más limitados.

En fases anteriores del embarazo, el feto podía moverse con amplitud dentro del útero. Se desplazaba en el líquido amniótico, se volteaba… Ahora no puede realizar movimientos amplios, desplazarse ni voltearse porque no tiene espacio suficiente para ello.

Esto no quiere decir que el futuro bebé se mueva menos, sino que sus movimientos son más pequeños por la falta de espacio.

Reflejo de succión: el bebé se chupa el dedo

Entre las semana 31 y 32 del embarazo, el feto ya domina el reflejo de la succión. Las ecografías pueden mostrar como el bebé se chupa el dedo, sobre todo los pulgares.

Por lo que la costumbre de chuparse el dedo no empieza en el recién nacido sino que ya ocurre durante la gestación.

Sin embargo hasta dentro de algunas semanas (la 35) no habrá desarrollado completamente su capacidad de succionar del pecho materno para alimentarse como lactante.

Lo que sí ha desarrollado esta semana es el reflejo de búsqueda que le ayudará a localizar el pezón de la madre cuando nazca.

Desarrollo de los sentidos: los ojos y el oído del bebé

Los ojos del bebé en esta etapa ya responden ante los reflejos de la luz. Así el iris se dilata o contrae frente a focos lumínicos.

También el oido es ya capaz de percibir sonidos.

Síntomas de la mujer en la semana 31

En la semana 31 del embarazo, el abdomen de la embarazada presenta un tamaño considerable. Como prácticamente durante todo el tercer trimestre de embarazo, los síntomas de la mujer están relacionados con el aumento del volumen abdominal.
Este incremento de volumen hace que la embarazada se sienta cada vez más cansada y requiera más tiempo para relajarse.

El tamaño del bebé hace posible que algunos de sus movimientos hagan variar la forma de la tripa de la madre. Así, se puede ver como de repente se abulta más una zona concreta de la tripa y, después, vuelve a su forma original. Es el bebé, que estira una pierna o un brazo. Ver estos movimientos es muy emocionante para los futuros padres.

En torno a la semana 31 de embarazo, los padres ven cada vez más cerca la llegada de su bebé. Esto afectará a la relación de la pareja.

La llegada de un bebé a la familia implica numerosos cambios en el estilo de vida, especialmente si es el primer hijo.

Además, a partir de ahora habrá que tomar decisiones importantes en común sobre todo lo relacionado con el bebé. Madre y padre tendrán que llegar a acuerdos sobre la crianza de su hijo. También compartirán las ilusiones y emociones de tener a su bebé con ellos.

Se aproxima una época de intensos y emocionantes cambios de la vida familiar y de la pareja.

Hinchazón de tobillos en la embarazada

Puede ser que la embarazada empiece a notar hinchazón en los tobillos durante esta etapa.

Este malestar es debido a la retención de líquidos  que se produce porque el crecimiento del feto realiza una presión sobre las venas que circulan la sangre en la pelvis y las piernas, provocando una salida de líquido desde las venas que acaba llegando a los tobillos y los pies. Por eso los piés aumentarán de tamaño y serán más pesados.

Te recomendamos que visites nuestros trucos para evitar el malestar de la hinchazón de tobillos.

Vídeo de esta semana de embarazo

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.