La lateralidad o lateralización: ¿qué determina que un niño sea diestro o zurdo?

600

Que un niño sea diestro o zurdo no es importante. Lo esencial es que el niño tenga bien definida la lateralidad o dominancia de un lado u otro del cuerpo. Este proceso se consolida alrededor de los 4-5 años. La preferencia por el uso de los órganos del lado derecho o del izquierdo puede observarse cuando los niños escriben o chutan el balón. Una lateralidad mal definida puede derivar en retrasos o problemas de aprendizaje.

El que un niño sea diestro o zurdo no se define hasta los 4 o 5 años.

Antes puede mostrar preferencia por un lado u otro o por los dos (ser ambidiestro), pero no tiene porque ser definitivo aunque muestre una clara tendencia hacia uno de los lados.

La lateralidad se manifiesta en la mano con la que escribe el niño y también implica el pie con el que chuta el balón, el ojo en el que tienen más agudeza visual o el oído que coloca más cerca de la fuente de sonido para identificar qué es lo que oye.

Esto es lo que se conoce como dominancia lateral diestra o zurda y éste es el resultado de un proceso largo y no siempre visible.

A partir de los 4 o 5 años lo importante es que la lateralidad esté bien definida.  

En este artículo sobre la lateralidad:

¿Por qué se produce la lateralización?

¿Cómo se desarrolla la lateralidad en los niños?

¿Por qué se produce la lateralización?

Nuestro cuerpo y nuestro sistema nervioso están compuestos por sistemas dobles: dos oídos, dos ojos, dos manos, dos pies, etc.

Cada lado del cuerpo está controlado preferentemente por un hemisferio cerebral, el del lado contrario. Por ejemplo, la mano y el pie izquierdos están controlados por el hemisferio derecho. Cuando damos una respuesta ésta tiene que ser única (al hablar, leer, escribir o movernos). Sería difícil moverse si cada lado del cuerpo hiciera movimientos hacia direcciones contrarias.

Por esto, entre los dos hemisferios cerebrales tiene que haber uno que “domine” o mande sobre el otro y así poder ejecutar una sola respuesta, sin necesidad de “pelear” cada vez entre ambos hemisferios para ver cuál se impone.

Esta especialización cerebral no se alcanza hasta los 4 ó 5 años de edad con lo que no tiene sentido hablar de lateralidad en niños más pequeños.

¿Cómo se desarrolla la lateralidad en los niños?

Como padres nos surgen muchas dudas sobre la lateralidad: ¿es algo espontáneo, heredado o se educa?, ¿cuándo se alcanza esa lateralidad?, ¿tenemos que dejar que nuestro hijo coja los lápices y ceras con ambas manos o no?

Lo más habitual es que la lateralidad aflore de forma espontánea en torno a los 4 ó 5 años. Hasta entonces está bien que nuestro hijo explore y sea capaz de realizar la pinza entre el dedo pulgar e índice con ambas manos.

Una vez que observamos que se define como diestro o zurdo podemos potenciar esta preferencia. Y sobre todo, intentar que sea homogénea con las dominancias de ojo, oído y pie.

Si este proceso no da como resultado una lateralidad bien definida pueden surgir problemas o retrasos en la adquisición de la lecto-escritura y el aprendizaje.

Una lateralidad mal definida puede producir que un niño aprenda a leer o escribir con facilidad, pero que no consiga una buena velocidad lectora o de escritura. Es decir, que el hemisferio cerebral que domina no sea siempre el mismo o que no esté muy claro cuál es el dominante para determinadas funciones, como leer, escribir, coger cosas, hacer fuerza,…

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.