BebésEl agua en la dieta de tu bebé: ¿Cuándo, cuánto y cómo...

El agua en la dieta de tu bebé: ¿Cuándo, cuánto y cómo ofrecérsela?

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

La alimentación del bebé es uno de los temas que más preocupa a los padres primerizos, no en vano es vital darle lo que necesita en cada momento, especialmente durante su primer año de desarrollo. Una de las preguntas más frecuentes que se hacen los progenitores es cuando se le puede dar agua a un bebe, si es necesario hacerlo en sus primeros meses de vida y, de ser así, cuánta cantidad y de qué manera.

¿Cuándo se le puede dar agua a un bebé?

Los bebés necesitan una gran cantidad de agua, de hecho, más que en la edad adulta, pues la composición de su organismo es de un 70% de agua mientras que en el caso de los adultos se reduce a un 60 %.

Sin embargo, tal y como afirman en la web especializada academianutricionydietetica.org, la naturaleza es sabia y no es necesario proporcionársela de forma externa, ya que la toman de la leche materna, en su justa medida hasta los seis meses de vida. En caso de tomar biberón, tampoco es necesario ofrecérsela, porque la composición de la fórmula de leche para bebés es agua y polvos alimenticios.

¿Cuánta agua necesita un bebé?

Atendiendo a la información ofrecida por el proyecto Nutriendo de la Academia Española de Nutrición y Dietética, estas son las cantidades de agua que un infante debe tomar a partir de los 6 meses y hasta los 3 años, ya que de 0 a 6, tal y como se ha comentado anteriormente, bastará con la que ingiera de la leche materna o de fórmula.

  • De 6 a 12 meses

Cuando el pequeño cumple los 6 meses de vida, su alimentación comienza a ser más variada, aunque la leche, tanto materna como de fórmula, según el caso, continúa siendo la base de su dieta. Es el momento en el que, siguiendo las instrucciones del pediatra, comienza a tomar otros alimentos, como frutas, verduras y cereales y, de nuevo, los padres se preguntan cuándo dar agua a un bebé.

Te puede interesar  "Baby-led weaning", la alimentación complementaria a demanda

Para esta etapa del desarrollo, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda una ingesta de entre 0.8 a 1 litro al día, incluyendo todos los aportes que recibe. Es el momento de plantearse si con la leche sigue siendo suficiente o necesita una cantidad extra.

Según la experta María Pérez Gentico, Académica de Honor de la Academia Española de Nutrición y Dietética, “Al iniciar la alimentación complementaria no es necesario añadir agua, ya que la lactancia materna o la artificial siguen siendo el sustento principal de su alimentación. Además, los alimentos que vamos incorporando como las verduras y las frutas también nos aportan agua, por lo que no sería obligatorio darles agua de manera adicional”.

En este contexto, solo habría que ofrecerles el líquido elemento en casos concretos, como cuando se trata de lactancia artificial y una inadecuada alimentación complementaria, en la que estén presentes una gran cantidad de alimentos con un alto valor energético, como las papillas de cereales procesados y azucarados.

  • De uno a tres años

El niño va creciendo y pasa a recibir la alimentación propia de 1 año, con lo que aumenta su necesidad de agua, pasando a ser de entre 1.1 y 1.2 litros al día, incluyendo la que le aporten todo tipo de bebidas y los propios alimentos.

Una vez más cabe preguntarse si basta con la leche materna, artificial o de vaca. Entre estas bebidas que hacen su aporte y las frutas y verduras que son ricas en agua, bastaría con añadir alguna toma extra, pero sin obsesionarse por los cálculos exactos. Lo más recomendable según Pérez Gentico es dejarles el agua a su alcance para que sean ellos quienes se auto gestionen la ingesta, pues la naturaleza es sabia y el niño sentirá sed cuando necesite agua.

Te puede interesar  El cambio de pañal: ¿Pañales lavables o desechables?

Introducción de alimentos sólidos

Otra de las grandes cuestiones que aturden a los padres es cómo introducir alimentos al bebé, y en este sentido habrá que seguir las pautas marcadas por los expertos.

Como se ha comentado con anterioridad, a partir de los 6 meses es cuando, siempre siguiendo las recomendaciones del pediatra, se empezarán a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé, a la vez que se iniciaría la introducción del agua, si fuese necesario.

No obstante, se debe consultar siempre con los profesionales de la salud, tanto pediatras como nutricionistas, y seguir sus indicaciones a rajatabla. Y es que ellos conocen el historial clínico de cada bebé y saben exactamente cuáles son sus requerimientos y cuándo es el mejor momento para introducir cada cosa y en qué cantidad.

Sobre el autor

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados