Bebé recién nacidoMantener la higiene de nariz y oídos del recién nacido... ¡sin bastoncillos!

Mantener la higiene de nariz y oídos del recién nacido… ¡sin bastoncillos!

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

El momento ideal para mantener la higiene de nariz y oídos del bebé recién nacido es después del baño, cuando el bebé está relajado. Los bebés tienen abundante cera en los oídos. Esta les protege de posibles infecciones. A continuación te damos unos sencillos consejos para limpiar la nariz y los oídos de los bebés… ¡sin bastoncillos!

Durante los primeros meses de vida del bebé, hay que ser especialmente cuidadoso a la hora de limpiarle. A continuación, te detallamos algunos aspectos que debes tener en cuenta para cuidar de los oídos y la nariz de tu bebé.

El cuidado de los oídos del recién nacido

Es normal que los oídos del bebé tengan abundante cera. Aunque a algunos padres pueda sorprenderles, ésta es necesaria para proteger el oído medio e interno de las infecciones externas.

La cera debe tener un aspecto amarillento y pegajoso; de no ser así es recomendable que consulten con el pediatra.

No es conveniente intentar quitar la cera mediante bastoncillos, pues puede empujarse hacia dentro, formando tapones en el interior del oído.

El cuidado de la nariz: higiene nasal del recién nacido

Debido a que los recién nacidos respiran únicamente por la nariz, es muy importante que sus fosas nasales no estén obstruidas.

Para descongestionar la nariz del bebé no se deben usar bastoncillos, ya que pueden empujar las mucosidades hacia dentro, empeorando el problema.

Cuando tiene abundantes mocos o cuando le cuesta respirar, se le deben administrar unas gotas de suero fisiológico en cada fosa nasal y aspirar cuidadosamente las mucosidades con una pera de goma o un aspirador especial para este uso, ya que el bebé no sabe expulsarlas por sí mismo.

Te puede interesar  Recetas para el bebé a partir del 5 mes: Papilla de frutas

Esta operación es bastante molesta para el bebé. Por ello es preferible realizarla cuando esté completamente relajado.

Un momento ideal sería después del baño, cuando las mucosidades están reblandecidas y el bebé tranquilo.

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados