Recibir el diagnóstico de infertilidad: un proceso emocional difícil