Un estudio dictamina que el 100% de las mujeres embarazadas tiene al menos un pesticida en la placenta