La alimentación del bebé prematuro: leche materna, fórmulas lácteas y nutrición parenteral

28

Cuando el bebé no es capaz de digerir la leche se procede a la nutrición parenteral. Las fórmulas lácteas especiales pueden ayudar a la maduración del bebé prematuro, por su alto contenido en proteínas y calorías.

La alimentación por boca del bebé prematuro

Antes de nacer, durante el último trimestre del embarazo, el feto realiza movimientos de succión y traga líquido amniótico. El bebé prematuro puede succionar del pecho o del biberón desde tan pronto como las 26 semanas de embarazo.

Salvo que el bebé tenga serios problemas, es deseable que su intestino reciba alimentos ya desde las primeras horas de vida. Esto contribuye a que maduren sus funciones digestivas.

También puede tomar leche por medio de un vasito (se usa en aquellos lugares en que no es posible poner sondas). Normalmente se les dan tomas de poco volumen (poca leche), pero más a menudo.

La alimentación por sonda-nasogástrica del bebé prematuro

La sonda es un tubo flexible que se introduce por la nariz y llega hasta el estómago. Cuando el bebé no es capaz de succionar, o cuando necesita suplementos, le darán la leche por ese tubo, de forma fraccionada en varias tomas a lo largo del día o por goteo, poco a poco pero de forma continua.

La alimentación enteral del bebé prematuro

La alimentación enteral consiste en hacer llegar directamente el alimento al estómago o más allá mediante sondas.

La alimentación parenteral del bebé prematuro

Cuando un bebé no tolera los alimentos en su intestino, se le dan los nutrientes más elementales (aminoácidos, vitaminas, glucosa, lípidos…) directamente en las venas.

Los preparados de nutrición parenteral son elaborados con gran cuidado. Se calculan día a día las necesidades del bebé y la farmacia del hospital prepara la solución.

Este tipo de alimentación tiene algunas limitaciones y problemas, por lo que no suele mantenerse más que unos pocos días.

Fórmulas lácteas especiales para el bebé prematuro

Durante las últimas semanas de la gestación el bebé tiene un crecimiento muy rápido.

Si nace antes de tiempo hay que intentar que, además de superar las dificultades relacionadas con su inmadurez, su crecimiento sea similar al natural.

Por lo tanto, los prematuros son alimentados con leche modificada (fórmula) que contiene mayores cantidades de proteínas y calorías. A veces, necesitan algunos suplementos de vitaminas y minerales.