NiñosVerdades y mentiras sobre el contagio de piojos en niños

Verdades y mentiras sobre el contagio de piojos en niños

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Las falsas creencias que existen sobre el contagio por piojos y su tratamiento impiden que los padres apliquen el tratamiento correcto. Descubre cuáles son algunos de estos falsos mitos.

1. El pelo sucio es motivo de contagio de piojos entre los niños

El contagio de piojos no tiene nada que ver con la higiene, el nivel socieconómico o los hábitos de vida. De hecho, el pelo ideal para un piojo es el limpio y sedoso. Las hembras ponen los huevos (liendres) en la raíz del pelo, esté limpio o sucio. Semanas más tarde, entre 5 y 10 días, la liendre eclosiona y se convierte en ninfa (crías de piojos).

2. Los piojos se combaten cortando el pelo a los niños

A los piojos también le gustan los cabellos largos y oscuros. El hecho de cortar el pelo al niño no elimina el piojo.

El pediatra Carlos Marina, uno de los responsables del Centro de Información de la Pediculosis, asegura que este método solo resulta eficaz si se rasura la cabeza por completo. Y añade: “este método sería excesivo, ya que afecta a la autoestima del niño al poder ser objeto de críticas por parte de sus compañeros de clase”.

Te puede interesar  Hay más de 200.000 niños más en el umbral de la pobreza en España

Los padres sí podemos recoger el pelo, sobre todo si éste es largo, como el de muchas niñas.

3. Los piojos vuelan… y transmiten enfermedades a los niños

Los piojos ni saltan, ni vuelan, ni nadan. Están en el medio ambiente y se contagian por el contacto físico “cabeza con cabeza”.

Esto es más frecuente en los niños que en los adultos debido a que los primeros están más en contacto con sus iguales, por ejemplo durante el juego o en el colegio.

También se contagian por el intercambio de objetos que han estado en contacto con piojos, como gorros, almohadas, gomas del pelo…

Los piojos tampoco transmiten enfermedades, como pueden hacerlo las garrapatas (tifus o lyme).

4. Los niños tienen que dejar de ir al colegio

Los niños no tienen por qué dejar de ir al colegio. Los padres deben mostrar calma y revisar la cabeza del niño para confirmar o descartar la presencia de piojos.

La única medida que sí conviene realizar es avisar al centro escolar para prevenir el contagio a los compañeros y utilizar un producto protector para que el piojo desaparezca.

5. El vinagre es un remedio casero eficaz para eliminar piojos

El vinagre es un magnífico remedio estético para dar brillo al pelo por la acción del ph.

En el caso de los piojos, solo ayuda a desprender las liendres del pelo, pero no acaba con el piojo. La mejor solución para eliminarlos es recurrir a los tratamientos con productos pediculicidas.

* Datos extraídos de la primera encuesta realizada en España sobre piojos por la Sociedad 
Española de Pediatría  Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y el Centro de Información
de la Pediculosis

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados