¿Cómo saber si un juguete cumple la normativa de seguridad?

29

Las características que debe reunir un juguete (desde su embalaje, hasta las indicaciones que deben aparecer en la caja) están reguladas por una normativa dirigida a garantizar la seguridad de bebés y niños a la hora de jugar. Sin embargo, algunos países que exportan sus juguetes incumplen esta normativa. Por eso, conviene conocerla para evitar que nuestro bebé corra riesgos innecesarios mientras juega.

En los últimos años, se ha detectado un gran número de juguetes procedentes de países de origen asiático que incumplen las normas de seguridad.

La mayor parte de estos objetos presentan piezas excesivamente pequeñas para los niños menores de tres años, materiales fácilmente rompibles, juguetes con apariencia de alimentos …

En este sentido, los adultos son los principales responsables de la seguridad de los bebés y niños, y durante el tiempo de juego deben extremar su vigilancia. Por su parte, los fabricantes deben fabricar los juguetes teniendo en cuenta las propiedades de sus materiales y cumplir con las normas de seguridad establecidas.

Desgraciadamente no podemos evitar los accidentes, pero sí establecer ciertas medidas que ayuden a reducir sus riesgos. Por este motivo, los padres deben estar alerta y a la hora de comprar un juguete, es necesario comprobar que los objetos adquiridos cumplen con las siguientes normas de seguridad.

¿Qué requisitos debe cumplir un juguete?

Los juguetes deben cumplir los siguientes requisitos para ser seguros:

  • Marcado “CE”: Los juguetes deben llevar el símbolo “CE” insertado en el propio juguete o bien en su envase e instrucciones. Este símbolo indica a los padres que sus propiedades y su diseño no comportan ningún peligro para los menores de edad y garantiza que han pasado todos los controles de seguridad.
  • Información sobre el fabricante: Todos los juguetes deben contener información relativa a su fabricante así como su dirección y nombre, razón social y marca que comercializa el producto. Esta información debe aparecer en los envases, en los propios juguetes, etiquetas e instrucciones.
  • Advertencias de seguridad: Los fabricantes deben advertir a los padres si la manipulación de los juguetes puede llegar a ser peligrosa para el bebé o niño, en caso de que su uso no sea el adecuado. En la información también deben explicar cómo evitar su peligro real e hipotético.
  • Instrucciones: Las instrucciones deben estar escritas, al menos, en idioma castellano.

Indicaciones y advertencias de los juguetes

1. La edad: Los juguetes no recomendados para menores de tres años deben llevar una inscripción en el propio juguete o en las instrucciones de uso que advierta: “no es conveniente para niños menores de treinta y seis meses” o en su defecto “no es conveniente para niños menores de tres años”. Esta indicación advierte a los padres que si compran un juguete con una inscripción “+ 5” significa que éste no debe ser utilizado por niños menores de esa edad, ya que su uso podría comprometer su seguridad. Por ejemplo, el bebé podría tragarse las piezas del juguete si son excesivamente pequeñas. En el juguete también debe aparecer la indicación de la edad recomendada para su uso. Por ejemplo, +3, +4, +5,+12….

2. El montaje: Las instrucciones deben advertir a los adultos si determinados juguetes montados sobre soportes (toboganes, columpios en suspensión, anillas, trapecios o cuerdas…) necesitan una revisión o control de sus elementos (suspensiones, sujetadores, fijaciones al suelo…). Los fabricantes también deben indicar cómo montarlos y señalar cuáles son las partes más peligrosas de su montaje.

3. Los juguetes funcionales: Los juguetes funcionales son los que tienen las mismas funciones que los aparatos destinados para los adultos, pero a escala reducida. En la caja o envase deben llevar una advertencia que indique “¡Atención! Utilícese bajo la vigilancia de adultos” . Por ejemplo, una moto para niños.

4. Los juguetes químicos: Los fabricantes deben señalar las precauciones que los adultos deben adoptar para evitar posibles peligros e indicar cómo se realizan los primeros auxilios en caso de que se presente una situación de riesgo, como una asfixia. En la caja o envase debe aparecer la siguiente advertencia: “¡Atención! Únicamente para niños mayores de XXX años. Utilícese bajo la vigilancia de adultos”. Por ejemplo, talleres en miniatura de cerámica o fotografía.

5. Los juguetes náuticos: Los juguetes náuticos como las colchonetas, los flotadores o los hinchables no son salvavidas. Los orificios que permiten hincharlos deben quedar cubiertos, de forma que no sobresalgan sobre la superficie del juguete. La normativa obliga a incluir la siguiente la inscripción: “¡Atención! Utilizar sólo en agua donde el niño pueda permanecer de pie y bajo vigilancia”

6. Los patinetes y patines de ruedas para niños: Estos elementos deben llevar una inscripción que indique “¡Atención! Utilizar con equipo de protección” y una advertencia sobre cómo se debe utilizar el juguete, las instrucciones y señalar el equipo de protección recomendado para su uso (casco, rodilleras…)