¿Qué relación hay entre padecer diabetes gestacional y el desarrollo posterior de diabetes tipo 2?

22

Un grupo de especialistas ingleses en diabetes realizó un estudio a 189 mujeres de diferentes etnias que padecían diabetes gestacional. Los resultados indican que el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro varía de una comunidad a otra. El trabajo, publicado en el Postgraduate Medical Journal, señala además que un marcador ayuda a predecir si una mujer embarazada con diabetes gestacional puede desarrollar diabetes tipo 2 años más tarde.

Un grupo de especialistas en diabetes del Hospital de Kingston en el Reino Unido realizó un estudio a un grupo de mujeres de diferentes etnias, unas de origen caucásico y otras sudasiáticas, que padecían esta enfermedad durante el embarazo, conocida como diabetes gestacional.

La diabetes gestacional se caracteriza por un aumento de la glucosa en la sangre. El páncreas es el encargado de producir la insulina y esta hormona no es capaz de metabolizar los niveles de azúcar. Al término del embarazo suele desaparecer, pero algunos estudios señalan que años más tarde estas mujeres pueden desarrollar la diabetes tipo 2.

Para evaluar el riesgo de padecer esta enfermedad tras sufrir una diabetes gestacional, se realizó un análisis a 189 mujeres, procedentes del Caúcaso y de Asia. Los datos del estudio confirman que de las 25 mujeres que desarrollaron la diabetes tipo 2, 18 eran sudasiáticas y 7 caucásicas.

Tras los resultados, los expertos llegaron a la conclusión de que la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2 variaba de una etnia a otra. Otros factores que favorecen su aparición son la edad avanzada de la madre, el aumento de peso e hiperglucemia durante la gestación y la necesidad de insulina durante ese tiempo.

Un marcador para detectarlo

Los expertos utilizaron un marcador para detectar el riesgo de padecer la diabetes tipo 2. Con el marcador midieron los niveles de hemoglobina glicosilada, molécula que se encuentra en los glóbulos rojos y que se fija a la glucosa en sangre. Si los niveles superaban el límite de 6.10 en las mujeres de origen caucásico y de 6.15 en las sudasiáticas, las probabilidades de padecerla en el futuro eran de un 90%.

Esta medida ayuda a clasificar a las mujeres según el riesgo de padecer diabetes tipo2. La utilización de este marcador puede ser muy útil para mejorar el diagnóstico precoz de la enfermedad.