Semana 18 de embarazo: el futuro bebé comienza a distinguir sonidos

854

En la semana 18 de embarazo, el feto ya se ha desarrollado lo suficiente como para que sus genitales puedan distinguirse en una ecografía. Así pues, si la postura del futuro bebé lo permite, ya podría conocerse su sexo. Además, su maduración neuronal y del oído interno ya le permiten oír algunos sonidos como los latidos de su corazón o los de su madre.

En la semana 18 de embarazo, el futuro bebé sigue ejercitando sus movimientos dentro del útero. El feto realiza muecas y otros gestos faciales. Ya puede bostezar e incluso tener hipo.

En esta semana, gracias al desarrollo de las cuerdas vocales, el feto podría producir llanto. El feto mide unos 14 cm y pesa 180 gr, aproximadamente.

El futuro bebé sigue moviéndose activamente. Patalea, flexiona y estira sus brazos y se voltea en el líquido amniótico. No obstante, el feto pasa la mayor parte del tiempo durmiendo.

Debido al desarrollo del oído y a la maduración del cerebro, el futuro bebé comienza a ser capaz de oír. En la semana 18 de embarazo es probable que ya pueda oír los latidos de su corazón o los de su madre. Incluso puede empezar a oír sonidos del exterior.

Esta semana también podría conocerse el sexo del futuro bebé debido a la maduración de sus genitales.

En este artículo sobre la semana 18 de embarazo:

Desarrollo del feto en la semana 18 de embarazo

El bebé en las semana 18 de embarazo

En la semana 18 de embarazo, los genitales externos del feto son completamente identificables.

Si es una niña, están comenzando a formarse sus ovarios. Así pues, en la ecografía que se realiza en torno a la semana 20, ya se podrá observar si el futuro bebé será niño o niña. No obstante, en ocasiones la postura del feto impide que se vean sus genitales y, por tanto, que se conozca su sexo.

En esta semana se están formando las huellas dactilares del futuro bebé.

Síntomas de la embarazada en la semana 18 de embarazo

Llegada ya la semana 18 del embarazo, el útero de la mujer embarazada se sitúa a la altura del ombligo. La tripa cada vez es más prominente.

Estos cambios corporales pueden afectar al centro de equilibrio de la embarazada. Así pues, es posible que la embarazada tenga que adaptar su forma de caminar a su nueva postura corporal. Esto puede causarle algunas molestias, como dolor de espalda.

Para aliviar las molestias asociadas al incremento de peso y a los cambios corporales, puede ser eficaz realizar ejercicio moderado. Aun así, siempre es recomendable consultar con el ginecólogo antes de realizar cualquier tipo de ejercicio durante el embarazo.

 

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.