Feng Shui: consejos para decorar la habitación del bebé o niño pequeño

30

El Feng Shui es una filosofía milenaria que aspira a proporcionar armonía a nuestras vidas, aunque a Occidente ha llegado bajo la forma de una lista de recomendaciones sobre decoración. En este artículo te exponemos algunos de los consejos que el Feng Shui ofrece a los padres que quieren decorar la habitación de su bebé de acuerdo a los principios de este saber ancestral.

El Feng Shui es una filosofía milenaria procedente de China que estudia la naturaleza y el entorno para crear espacios positivos, llenos de energía.

Para el Feng Shui la disposición de los elementos en el lugar donde vivimos y trabajamos influye directamente en nuestro bienestar y en el éxito de las personas.

Las palabras Feng Shui significan «viento» y «agua» respectivamente. El Feng hace referencia a nuestro pensamiento y el Shui a nuestro comportamiento. En conjunto, ambos términos se refieren al movimiento fluido del «chi», que es la energía que existe en todo el universo.

Esta corriente de pensamiento ancestral conlleva la evaluación y la modificación de las energías en el entorno (paisajes, luz, color, espacios, objetos…) para aumentar la circulación del «chi» y potenciar la salud, las energías, la fortuna y el éxito.

Muchas de las pautas del Feng Shui son criterios que se basan en el sentido común. Otras van más allá al afirmar que el ambiente en el que el niño crece es vital para que alcance el éxito, tanto en lo personal como en lo profesional.

Según esta filosofía, el orden conduce a la armonía, pero el caos provoca justo el efecto contrario por lo que una habitación desordenada no es lo más apropiado para el bebé.

Consejos del Feng Shui para decorar la habitación del bebé

  • Evita que los muebles queden sobre la cabeza del bebé o niño al dormir, ya que esto le provocará una sensación de encierro que se reflejará en bloqueos y limitaciones para expresarse y convivir con los demás. No se recomienda el uso de literas.
  • Conviene que el bebé duerma lejos de la ventana y que sus pies no apunten a la puerta de la habitación.
  • Utiliza muebles de madera para el cuarto del bebé porque promueven la actividad, la concentración, la iniciativa y la creatividad. Para fomentar la relajación del bebé es aconsejable que los muebles y accesorios tengan forma redondeada y suave. Los cojines mullidos y las cortinas gruesas también aumentan la placidez.
  • Ventila la habitación todos los días para que fluya la energía positiva y desaparezcan las malas influencias.
  • Desechar los juguetes que ya no utiliza el bebé o niño.

Habitación Feng Shui para bebés y niños