¿Cómo quitar los mocos a un bebé?

56

Por suerte, existen varias maneras de quitar los mocos de un bebé en casa. Lo mejor, es que se trata de métodos seguros, aprobados por pediatras, sencillos de aplicar y que generan pocas incomodidades en los peques.

Aspiradores nasales

Los aspiradores nasales son la forma más cómoda, fácil y segura de quitar esos mocos que no dejan respirar adecuadamente a nuestros bebés. En el mercado, empresas como farmaciasdirect.com ofrecen una amplia variedad de estos, para que puedas elegir aquel que te resulte más conveniente.

Entre los diferentes tipos de aspiradores nasales están los siguientes:

Aspirador nasal de perita

Es un pequeño aparato manual que consiste en un bulbo de goma que tiene una pequeña punta -por lo general de silicona hipoalergénica- que se dispone en las fosas nasales del bebé y que facilita la extracción de los mocos mediante succión.

Aspirador nasal de cánula

Como su nombre lo indica, este tipo de aspirador nasal tiene forma de cánula. Es el más recomendado para los bebés de pocos meses de nacidos, ya que es muy eficaz y seguro de usar. Uno de los extremos de la cánula va en la nariz del bebé y el otro en la boca de mamá o papá, quien suavemente deberá aspirar los mocos de su hijo.

Aspirador nasal automático

Son pequeños aspiradores que funcionan con pilas o baterías y que realizan la succión por si solos. Suelen tener formas divertidas, ser bastante silenciosos y ofrecer muy buenos resultados.

Soluciones y gotas nasales

Las soluciones o gotas nasales para bebés están elaboradas con una serie de ingredientes completamente seguros, como soluciones salinas, que consiguen aflojar los mocos en muy poco tiempo y que además, proporcionan humectación a las fosas nasales.

Los pediatras indican el uso de soluciones y gotas en combinación con los aspiradores nasales para conseguir excelentes resultados.

Lavados nasales con solución fisiológica

Hacer lavados nasales con solución fisiológica puede ser una de las técnicas más molestas para los pequeños, pero también una de las más eficaces y recomendadas por los pediatras para quitar los mocos en bebés.

En este caso, se introduce la solución fisiológica por una de las fosas nasales del bebé, para que al salir por la otra, también lo hagan los mocos que causan la congestión.

Esta es una técnica muy segura y por lo general, el especialista hará una demostración del procedimiento. Posteriormente dará a los padres todas las instrucciones necesarias para que puedan hacerlo en casa correctamente.

Pinzas nasales

Si se trata de mocos secos, entonces unas pinzas nasales son las más recomendadas.

Estas se indican cuando el bebé ya no es tan pequeño, ya que se necesita de bastante precisión para hacer un buen trabajo.

Las pinzas nasales son muy parecidas a una pinza para cejas, solo que las de nuestro interés están hechas de materiales seguros para los bebés y las puntas son redondeadas para evitar causar daños en los pequeñines.