Aspecto de los genitales en niños y niñas recién nacidos

26

En el caso de los niños, conviene que sepas que tanto la fimosis como los testículos ectópicos son relativamente frecuentes entre los bebés recién nacidos. Las niñas suelen tener la vulva un poco inflamada y de color rojo oscuro. No es raro que presente cierta cantidad de secreción mucosa.

Los genitales masculinos

Es habitual que el bebé recién nacido presente fimosis. A esta edad, es normal que el prepucio esté cerrado y no se pueda retirar. En algunos países o culturas se practica la circuncisión sistemáticamente. Sin embargo, la gran mayoría de los niños no necesita ser circuncidado.

Tampoco parece ser necesario realizar manipulaciones sobre el prepucio para dilatarlo. Para algunos autores es incluso contraproducente porque facilita la aparición de adherencias entre el prepucio y el glande.

Los testículos ectópicos son relativamente frecuentes entre los recién nacidos, y muy frecuentes entre los bebés prematuros. Los testículos se desarrollan dentro del abdomen y al final del embarazo se desplazan a la bolsa escrotal pasando por un orificio a la altura de la ingle. En algunos niños prematuros, aunque también en algunos nacidos a término, puede que no haya terminado el descenso de uno o los dos testículos hasta pasadas unas semanas después de nacer.

En las revisiones de salud el pediatra estará atento a esta circunstancia.

La hidrocele es una acumulación de líquido en la bolsa escrotal. Puede afectar sólo a uno de los testículos o a ambos. Se verá el escroto hinchado. Cuando se acerca una luz, se comprueba que el contenido es líquido porque se ve luminoso y rosado.

La mayoría de las veces desaparece por sí solo, aunque un pequeño porcentaje precisa ser operado.

Los genitales femeninos

Las niñas suelen tener la vulva un poco inflamada y de color rojo oscuro. Es normal que haya un poco de secreción mucosa. Un pequeño porcentaje de niñas tiene un sangrado vaginal los primeros días, conocido como «mini regla». Este fenómeno no tiene importancia y se debe a la estimulación del organismo del bebé por las hormonas de su madre.