Consejos para iniciar la alimentación complementaria a demanda

24

A partir de los 6 meses debe comenzarse a ofrecer a los bebés alimentos complementarios a la leche. Desde esta edad hasta los 12 meses, los bebés tienen que empezar a conocer nuevos alimentos y habituarse a ellos. No se trata de que coman una cantidad concreta, puesto que la leche sigue siendo el alimento esencial de su dieta hasta el año. Se trata de que observen, manipulen y conozcan los alimentos de una forma tranquila e interesante.

La alimentación complementaria a demanda (baby-led weaning ) es una forma de introducir los alimentos sólidos y semisólidos en la dieta del bebé. Este tipo de alimentación consiste en que el bebé se alimente por sí mismo, tomando los alimentos con sus manos y llevándoselos a la boca. Así, el bebé puede controlar y decidir lo que va a ingerir. Con esta forma de introducir los alimentos complementarios no se le da purés a los bebés.

La alimentación complementaria a demanda es la forma en la que se introducen los alimentos complementarios al bebé en muchas partes del mundo, como en el norte de Europa o en África. Se trata de que los bebés aprendan a comer los nuevos alimentos de la forma que necesitarán hacerlo en el futuro: llevándoselos a la boca ellos solos, masticándolos y tragándolos.

Los bebés de 6 meses en adelante ya son capaces de tomar los alimentos con sus manos, meterlos en la boca, masticarlos con las encías y tragarlos. Por ello, darles sólo alimentos triturados a estos bebés bloquea sus capacidades de deglución y puede generar dificultades para asimilar distintas texturas cuando son un poco más mayores.

La edad recomendada para empezar a ofrecer los alimentos complementarios a los bebés (bien sea a demanda o a base de triturados) es alrededor de los 6 meses, puesto que hasta esa edad se recomienda la lactancia materna exclusiva.

Consejos sobre alimentos complementarios a demanda

Para empezar la alimentación complementaria a demanda del bebé es positivo tener en cuenta algunas recomendaciones:

¿Cuándo ofrecer al bebé alimentos complementarios a la leche?

  • El bebé debe ser capaz de mantenerse sentado sin apoyo. Así, podrá estar sentado sobre el adulto o en una trona, con los brazos y las manos libres en una postura estable.
  • Es importante que el bebé coma junto a su familia, mientras los demás también están comiendo. Esto le motivará a imitar a los adultos y comer. Cuando sea posible, debe ofrecérsele lo mismo que está comiendo el resto de la familia para que pueda imitar lo que los demás hacen.
  • La comida debe ofrecerse al bebé en momentos en los que se encuentre tranquilo. Debe evitarse ofrecerle la comida cuando tenga sueño o cuando tenga hambre. En esta etapa, los alimentos se le ofrecen para que experimente, conozca y vaya habituándose a ellos, por lo que no importa cuánto coma, si no que el momento sea agradable.

¿Qué alimentos ofrecer al bebé?

  • El orden de introducción de los alimentos es irrelevante. Sólo tiene importancia la carne en la dieta del bebé de 6 a 12 meses, puesto que le aporta la cantidad de hierro que no le da la leche. El resto de sus necesidades nutricionales quedan cubiertas por la leche hasta los 12 meses.
  • Jamás debe limitarse la ingesta de leche del bebé para propiciar que coma otros alimentos. Si se da el pecho, debe continuarse haciéndolo a demanda. Si se le da el biberón, se recomienda que sea a demanda también.
  • Es importante comenzar con texturas que sean fáciles de agarrar (los alimentos cortados en forma de palitos o tiras son los más sencillos de sujetar para el bebé).

¿Cómo ofrecerle los alimentos al bebé?

  • Debe ofrecerse la comida al bebé, poniéndosela delante o dándosela en su mano, para que él la coja con sus dedos.
  • Debe dejarse al bebé que manipule la comida, que la observe y, cuando quiera, que se la lleve a la boca. De esta manera, el bebé conocerá la textura y el olor de los alimentos antes de ingerirlos. Esto facilita que acepte los nuevos alimentos porque se va preparando para ello (tocando, mirando y oliendo) antes de metérselos en la boca.
  • Debe permitirse al bebé que dedique el tiempo que necesite a manipular y observar la comida. No debe limitarse el tiempo ni alargarlo cuando el bebé ya se haya cansado.
  • Deben introducirse los nuevos alimentos y texturas poco a poco. Cuando el bebé se haya acostumbrado a uno de ellos, se introducirá el siguiente.

¿Qué cantidades son las más adecuada para el bebé?

  • El bebé es quien decide las cantidades que va a consumir. No debe forzársele jamás a que siga comiendo cuando ya no quiere más. Un niño sano puede regular la cantidad que necesita comer. No todas las personas necesitamos comer las mismas cantidades.