Neumonía: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

12

Aunque las enfermedades respiratorias contagiosas son muy comunes en todas las edades, es el grupo de las personas mayores el que se ve en riesgo de sufrir complicaciones más graves.

Tanto por edad como por tener una salud más frágil, es importante estar muy atentos a cómo evolucionan enfermedades como la gripe o el coronavirus en personas mayores para actuar de inmediato y acudir a urgencias.

Desde Qida nos han informado sobre los síntomas, diagnóstico y tratamiento de la neumonía, además de hacer hincapié sobre la importancia de la figura del cuidador para una observación y cuidado constante de nuestros mayores.

¿Qué es la neumonía?

Hemos conversado sobre la neumonía con Nadia Solà García y Lorena Villa García, expertas de Qida en atención domiciliaria a personas mayores, y ellas nos han brindado unos datos realmente ilustrativos sobre el impacto de la neumonía sobre las personas mayores de 65 años.

Esta infección pulmonar afecta a más de 100.000 personas adultas al año, requiriendo hospitalización en más del 40% de los casos, además de que el 85% de los fallecidos por neumonía y gripe son personas mayores.

La neumonía es una infección respiratoria causada por diversos organismos como virus, bacterias u hongos. La neumonía más común es la producida por la bacteria neumococo, mientras en los centros hospitalarios pueden adquirirse neumonías por bacterias menos comunes.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Los síntomas de una neumonía son muy diversos y se pueden diferenciar entre los típicos de:

  • Una neumonía típica (expectoración purulenta, incluso con sangre, dolor torácico y fiebre con escalofríos)
  • Y los de una neumonía atípica (décimas de fiebre, dolores musculares y articulares, malestar general, dolor de cabeza, tos seca, sin expectoración y un dolor torácico de menor intensidad).

Además, en general, la neumonía puede ir acompañada de náuseas, vómitos y diarrea. A estos síntomas puede añadirse dificultad respiratoria si existe una enfermedad respiratoria o cardiaca previa.

En el caso de las personas mayores los síntomas iniciales pueden ser poco llamativos como tos leve, febrícula o alteraciones del comportamiento. En el caso de la neumonía bacteriana los síntomas son más agudos y podemos observar fiebre alta y confusión. Unas señales a las que hay que estar muy atentos para acudir al médico de cabecera y evitar que la enfermedad se agrave.

¿Cómo se diagnostica la neumonía?

Para realizar el diagnóstico de una neumonía es preciso efectuar una radiografía de tórax, además de llevar a cabo una exploración física. Tras dictaminar el diagnóstico puede ser necesario hacer otras pruebas para evaluar el tipo de gérmenes y en qué fase se encuentra la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento de una neumonía?

El tratamiento de la neumonía se realiza con antibióticos, recetándose un diferente tipo de antibiótico en función del germen del que se sospeche, la gravedad de la neumonía, además de considerar también la edad y el historial médico del paciente.

Si hay riesgo de empeoramiento, el paciente tendrá que ser ingresado en un hospital e iniciar un tratamiento.