Demasiada cafeína aumenta el riesgo de sufrir un aborto en el embarazo

22

Un consumo superior a 200 miligramos al día (dos tazas de café) es perjudicial para el feto. Investigadores de la Fundación Kaiser Permanente de California señalan que el sistema metabólico del feto no está preparado para asimilar esta sustancia. Durante el embarazo, los expertos recomiendan sustituir bebidas como el café con cafeína o descafeinado, el té, el chocolate caliente, la soda o los refrescos por aquellas que no contienen cafeína.

Un estudio, publicado en el American Journal of Obstetrics & Ginecology en 2008, señala que un consumo superior a 200 miligramos de cafeína al día (aproximadamente dos tazas de café) puede ser perjudicial para las embarazadas, ya que corren mayor riesgo de sufrir un aborto.

Estudios anteriores ya desaconsejaban su consumo al saber que esta sustancia rebajaba la capacidad del organismo de absorber hierro durante el embarazo.

Ahora, un grupo de investigadores de la Fundación Kaiser Permanente de California (De-Kun Li, Xiaoping Weng y Roxana Odouli) lo evidencian en un nuevo estudio. Y aseguran que las embarazadas que consumen dosis altas de cafeína tienen mayores posibilidades de sufrir un aborto espontáneo.

A la hora de realizar la investigación, los expertos tuvieron en cuenta factores como la edad de la mujer, el consumo de alcohol y el tabaco o las náuseas y los vómitos durante el embarazo.

En el estudio participaron 1.063 mujeres embarazadas a las que se les preguntó sobre su consumo de cafeína antes y durante el embarazo. Entre las bebidas que consumían destacaron el café con cafeína, el café descafeinado, el té, el chocolate caliente, la soda y los refrescos. Los datos mostraron que el 25% de las mujeres no consumía nada de cafeína, el 60% consumía menos de 200 miligramos al día y el 15% bebía más de dos tazas.

Los resultados señalan que las mujeres que tomaron más cafeína tuvieron mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo que las que no la consumían.

Los investigadores recomiendan evitar su consumo durante el embarazo. En caso de no poder evitarlo, es aconsejable reducir la dosis de este tipo de bebidas estimulantes.