La importancia del agarre en la lactancia: ¿cómo detectar un agarre inadecuado?

52

La manera en la que el bebé se agarra al pecho para mamar es esencial para el éxito de la lactancia. Un buen agarre permite que el bebé extraiga la cantidad de leche que necesita. Sin embargo, el agarre inadecuado hace que la cantidad de leche extraída sea insuficiente y provoca dolor a la madre.

El agarre al pecho y la posición del bebé al mamar son dos aspectos fundamentales en la lactancia materna. Es más, podrían considerarse aspectos clave para el éxito de la misma.

En 1998, Righard y sus colaboradores comprobaron que el 94% de las mujeres que tenían problemas en la lactancia, tenían una posición y un agarre inadecuados.

Un mal agarre puede conllevar dificultades importantes en la lactancia y supone un riesgo elevado de abandono.

También puede provocar una baja autoestima y pérdida de la confianza en sí misma a la madre.

Cuando el bebé mama con agarre inadecuado, extrae una cantidad de leche insuficiente. Además, provoca dolor y traumatismo a la madre.

Por todo esto es tan importante conseguir un buen agarre.

¿Cómo detectar un agarre inadecuado?

Si el pecho de la madre duele al amamantar, debe sospecharse que hay un problema. El agarre inadecuado puede ser uno de ellos.

El dolor es un mecanismo natural que impulsa a la madre a recolocar al bebé para conseguir un buen agarre.

En muchos casos, la madre, guiada por el intento de evitar el dolor, consigue colocar bien a su bebé y encuentra el agarre adecuado por sí misma.

Sin embargo, en otros casos, la madre y el bebé no consiguen el agarre adecuado y necesitan ayuda o consejo profesional para conseguir solventar este problema.

¿Cómo conseguir un agarre adecuado?

Si la recolocación espontánea del bebé no propicia el buen agarre, la madre debe buscar ayuda especializada.

Una Asesora de Lactancia, la matrona o un Grupo de Apoyo pueden ser los agentes indicados.

Los profesionales ayudarán a que la madre recupere la confianza en si misma y en su capacidad de amamantar.

Después, enseñarán a la madre la posición que facilita el amamantamiento y le darán las herramientas necesarias para solucionar los problemas de agarre.