¿Por qué se producen los abortos espontáneos?

329

Se considera aborto la muerte del feto antes de la semana 21 de gestación. Puede deberse a una alteración genética del embrión, a malformaciones uterinas, insuficiencia hormonal (de progesterona, por ejemplo), insuficiencia del cérvix uterino… En ocasiones, son agentes externos, como la radiación o algunos medicamentos, los causantes de la interrupción del embarazo. Si has sufrido un aborto, no por ello tienes menos probabilidad de quedarte embarazada de nuevo.

Los primeros meses del embarazo son determinantes para la buena marcha de la gestación. Puede ocurrir que durante el primer trimestre la mujer sienta dolores parecidos a los de la menstruación o que se produzcan pérdidas de sangre debido a un nivel hormonal insuficiente.

Estos síntomas no necesariamente terminan en un aborto, aunque siempre hay que consultar al ginecólogo y guardar unos días de reposo.

Se habla de aborto cuando la interrupción del embarazo se produce antes de la semana 21 de la gestación. Más de un 50% de los abortos se produce por alteraciones genéticas en el embrión.

En otras ocasiones se debe a malformaciones uterinas, miomas y otras patologías orgánicas en el útero, insuficiencia del cérvix uterino, insuficiencia hormonal, sobre todo de progesterona, y enfermedad grave de la madre.

A veces el aborto viene provocado por causas extrínsecas como grandes dosis de radiación y ciertos fármacos. Sólo en un porcentaje muy reducido de los casos son desconocidas las causas del aborto.

La mayoría de los abortos suele producirse al principio del embarazo, incluso antes de que la mujer sepa que se ha quedado embarazada y se interpretan como meros retrasos menstruales.

Tras un aborto, generalmente no hay ningún problema para que la mujer vuelva a quedarse embarazada y tenga un parto normal, aunque el médico suele aconsejar dejar pasar un plazo de dos o tres meses.

Menos frecuente es el aborto tardío, que ocurre después del primer trimestre y se considera como nacimiento del bebé muerto. Suele producirse como consecuencia de una dilatación prematura del cuello del útero, lo que puede provocar la ruptura de la bolsa de líquido amniótico. Es lo que se conoce como cérvix incompetente.

Es posible también que este tipo de abortos se produzca por problemas de la placenta. Si se detectan a tiempo, el reposo y una serie de medidas según la causa, permitirán, en la mayoría de los casos, llevar a buen fin la gestación.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.