Embarazo¿Por qué se producen los abortos espontáneos?

¿Por qué se producen los abortos espontáneos?

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Se considera aborto la muerte del feto antes de la semana 21 de gestación. Puede deberse a una alteración genética del embrión, a malformaciones uterinas, insuficiencia hormonal (de progesterona, por ejemplo), insuficiencia del cérvix uterino… En ocasiones, son agentes externos, como la radiación o algunos medicamentos, los causantes de la interrupción del embarazo. Si has sufrido un aborto, no por ello tienes menos probabilidad de quedarte embarazada de nuevo.

Los primeros meses del embarazo son determinantes para la buena marcha de la gestación. Puede ocurrir que durante el primer trimestre la mujer sienta dolores parecidos a los de la menstruación o que se produzcan pérdidas de sangre debido a un nivel hormonal insuficiente.

Estos síntomas no necesariamente terminan en un aborto, aunque siempre hay que consultar al ginecólogo y guardar unos días de reposo.

Se habla de aborto cuando la interrupción del embarazo se produce antes de la semana 21 de la gestación. Más de un 50% de los abortos se produce por alteraciones genéticas en el embrión.

En otras ocasiones se debe a malformaciones uterinas, miomas y otras patologías orgánicas en el útero, insuficiencia del cérvix uterino, insuficiencia hormonal, sobre todo de progesterona, y enfermedad grave de la madre.

A veces el aborto viene provocado por causas extrínsecas como grandes dosis de radiación y ciertos fármacos. Sólo en un porcentaje muy reducido de los casos son desconocidas las causas del aborto.

La mayoría de los abortos suele producirse al principio del embarazo, incluso antes de que la mujer sepa que se ha quedado embarazada y se interpretan como meros retrasos menstruales.

Te puede interesar  Infecciones de orina en el embarazo: ¿por qué se producen?, ¿cómo se tratan?

Tras un aborto, generalmente no hay ningún problema para que la mujer vuelva a quedarse embarazada y tenga un parto normal, aunque el médico suele aconsejar dejar pasar un plazo de dos o tres meses.

Menos frecuente es el aborto tardío, que ocurre después del primer trimestre y se considera como nacimiento del bebé muerto. Suele producirse como consecuencia de una dilatación prematura del cuello del útero, lo que puede provocar la ruptura de la bolsa de líquido amniótico. Es lo que se conoce como cérvix incompetente.

Es posible también que este tipo de abortos se produzca por problemas de la placenta. Si se detectan a tiempo, el reposo y una serie de medidas según la causa, permitirán, en la mayoría de los casos, llevar a buen fin la gestación.

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados