Los alimentos orgánicos, ¿son más seguros y más nutritivos para tus hijos?

42

La alimentación biológica se basa en un sistema de producción diferente, intentando respetar el medio ambiente y los recursos naturales. En los últimos años se ha generado un intenso debate sobre qué tipo de alimentos son mejores para las familias. Pero, ¿cuál es mejor para tus hijos?

El sabor de un tomate de huerta ecológica frente a uno de huerta convencional puede ser el mismo. Al menos no hay ningún estudio científico que indique lo contrario. Sin embargo, el proceso de producción de un tomate de huerta ecológica es diferente de otro cultivado en lo que se considera huerta «convencional».

Pero, desde el punto de vista nutricional y de seguridad alimentaria: ¿hay tanta diferencia entre unos y otros?

Los alimentos biológicos, también conocidos como ecológicos o orgánicos, proceden de la agricultura ecológica.

Este tipo de agricultura se refiere al sistema de producción agrícola y ganadera. Y se ha puesto de moda en los últimos años. Quizás por la tendencia que caracteriza a nuestra sociedad actual de volver a lo natural.

En su cultivo no se utilizan sustancias químicas, como pesticidas, fertilizantes sintéticos, antibióticos para el ganado o aditivos. Y el uso de organismos modificados genéticamente (manipulación genética) está totalmente prohibido. El objetivo de este tipo de alimentación es obtener un producto sano y natural, respetando la lógica del campo.

En lo que se refiere a la producción ganadera, se centra en garantizar el bienestar de los animales, favoreciendo que crezcan en plena naturaleza, alimentados únicamente por pastos naturales.

En los últimos años, se ha abierto un intenso debate sobre si es mejor la alimentación biológica que la alimentación convencional.

¿Son más nutritivos los alimentos orgánicos que los convencionales?

Realmente no existen mayores beneficios entre unos alimentos y otros desde el punto de vista de la calidad nutritiva. Para algunas familias, el foco de atención se centra en si los alimentos orgánicos son productos más saludables.

En realidad, los científicos señalan que es necesario realizar más estudios sobre este tema y que los que existen son trabajos poco concluyentes. Por lo tanto, no existe evidencia científica para afirmar que unos productos son mejores que otros. Son diferentes.

Ambos son aptos para el consumo humano y siguen unos controles estrictos de calidad, regulados por organismos e instituciones.

Pero existe otra gran diferencia: el precio. Los alimentos biológicos suelen ser más caros que los convencionales. Entonces, ¿merece la pena comprarlos?

En la decisión de compra de los productos orgánicos por parte de las familias influyen muchos factores:

  • Menor exposición a pesticidas y aditivos: algunos estudios señalan que los niños son sensibles a estas sustancias, ya que su sistema neurológico e inmunológico todavía está en desarrollo. Según algunos informes, como el publicado por el Instituto Cornucopia en octubre de 2015, los pesticidas pueden inducir al desarrollo de complicaciones crónicas en la salud de los niños, como asma o cáncer u otros problemas de desarrollo y conducta.
  • Mayor protección al medio ambiente: la agricultura biológica prescinde de sustancias químicas, evita la contaminación del agua, aire y suelo y favorece la producción local. Sin embargo, algunos alimentos tienden a producir más toxinas naturales para defenderse de las plagas. Por ejemplo, la patata produce una sustancia que se conoce como solanina, un alcaloide que tiñe de color verde su piel, y que su consumo en niños puede tener consecuencias graves en la salud.

El hecho de decantarse por un tipo de alimentación u otro es una decisión personal de cada familia. Lo natural no es mejor, ni peor. Y la intervención del hombre y de la ciencia no tienen por qué ser perjudiciales. La última decisión la tienes tú.

Consejos sobre los alimentos orgánicos y convencionales

1. Selecciona las comidas de diferentes fuentes.

2. Compra frutas y verduras de temporada. A ser posible, en los mercados de proximidad.

3. Lee bien las etiquetas de todos los productos. Algunos productos o preparados para bebés y niños podrían contener un exceso de sal, azúcar u otros componentes, como aditivos y conservantes.

4. Lava bien las frutas y las verduras con agua del grifo.

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.