Niños¿Cómo proteger a los niños en el parque?

¿Cómo proteger a los niños en el parque?

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Los parques infantiles son espacios para uso y disfrute de los bebés y niños. Aquí juegan, se divierten y hacen amigos. Pero también se caen y tropiezan. Para evitar que se hagan daño, los padres debemos acompañarlos durante el juego y mantener las precauciones adecuadas para garantizar su seguridad.

Los parques infantiles son lugares de ocio, que están compuestos por elementos muy diversos. Estos elementos ofrecen grandes posibilidades de entretenimiento y aprendizaje para los niños de todas las edades. Pero al mismo tiempo también son fuente de posibles accidentes, normalmente leves.

Aunque en España no existe una legislación que regule la seguridad de estos recintos, cada comunidad cuenta con normativas de seguridad para columpios, toboganes, etc., proporcionando así seguridad para tus hijos.

Los niños cuando son pequeños no son conscientes del peligro. Además, a partir del primer año, los bebés y niños, fruto de su curiosidad, suelen llevarse objetos a la boca, los cogen, tiran y manipulan. Cuando están empezando a caminar, su andar todavía es irregular, por lo que son frecuentes las caídas y tropezones. Por esta razón, los bebés y niños deben estar siempre vigilados estrechamente por algún adulto cuando los llevamos al parque.

Por otra parte, en un parque infantil hay elementos naturales y artificiales. Cualquiera de estos elementos pueden ser motivo de accidentes. Los adultos deben comprobar la seguridad e idoneidad de los elementos que se encuentran en el parque infantil y evitar las posibles situaciones de peligro.

A continuación describimos algunas de ellas.

Elementos de riesgo y medidas de seguridad en el parques infantiles

  • Arena. La arena es muy atractiva para los niños pequeños. Pueden usarla para jugar con cubos y palas, de la misma forma que hacen en la playa. Este juego lo comparten con otros niños y es muy integrador, pero tiene sus riesgos. Los bebés muy pequeños pueden coger y tragarse la arena, introducirla en ojos o nariz (riesgo de infecciones) y sufrir obstrucciones pulmonares. También pueden resbalar con ella y caer, con riesgo de hacerse heridas o contusiones. 
  • Piedras. Los bebés pueden ingerir piedras de pequeño tamaño o de tamaño más grande, que podrían producirle un atragantamiento. ¡Ojo con lo que coge tu hijo del suelo!
  • Palos. Los palos pequeños pueden tragarse. ¡Ten cuidado! También, los niños pueden arañarse con ellos o arañar a otros niños, o incluso introducirlos en ojos, nariz, orejas, etcétera. 
  • Hojas de los árboles o de plantas ornamentales y flores. Las hojas caídas de los árboles (castaño de Indias) o arbustos pueden ser ingeridas por los niños pequeños, con riesgo de sufrir un atragantamiento. Por otra parte, algunas plantas son venenosas (aligustre, acónito, adelfa). También son muy atractivos para los bebés los frutos de algunos arbustos (acebo, tomates enanos). 
  • Objetos de desecho. Entre ellos podemos mencionar las colillas de cigarrillos, envases o botellas de plástico, etcétera.
  • Animales domésticos. Perros. Aunque estos animales deben ir atados y controlados por sus dueños, a veces, esto no ocurre. Los niños tienen mucha tendencia a tocar a los perros y estos pueden morderlos. Los adultos también debemos enseñar a los niños a no molestarlos.
  • Otros niños. Entre niños pequeños son frecuentes las «peleas». En lo posible deben evitarse, por la posibilidad de arañazos, mordiscos, etc.
Te puede interesar  La importancia del agarre en la lactancia: ¿cómo detectar un agarre inadecuado?

¡Asegúrate de que el equipamiento del parque esté en buenas condiciones!

Evita los aparatos que tengan los bordes cortantes o astillados; respeta la edad recomendada para cada elemento y no dejes de vigilar para evitar cualquier accidente.

  • Columpios. Los bebés deben usar columpios especiales (con protección por delante y por detrás). Deben saber que no pueden bajarse en marcha y que no deben ponerse delante de ellos.
  • Castillos. Debe vigilarse a los pequeños mientras suben las escaleras o trepan por rocódromos, cuerdas, etc.
  • Toboganes. Los toboganes deben estar adaptados a las distintas edades. Los de los más pequeños deben ser muy cortos y poco empinados. Deben subir y bajar sin empujarse y bajar sentados.

¡Y sobre todo… disfrutad todos de la salida al parque!

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados