Bebés 8 a 12 mesesBébes 8 a 12 meses: el comportamiento del bebé

Bébes 8 a 12 meses: el comportamiento del bebé

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

El comportamiento del bebé a partir del octavo mes está condicionado por su enorme curiosidad, que se ve acrecentada por el hecho de que ahora puede desplazarse por sí solo. Los niños de esta edad son todavía inconscientes de la mayoría de los peligros, por lo que conviene tomar ciertas medidas como cerrar los accesos a escaleras, esconder objetos punzantes o medicamentos…

Durante ocho meses el bebé ha estado sometido a los deseos de la madre. Él no disponía de movilidad, por lo que mientras que no estaba durmiendo, pasaba el tiempo sentado en el lugar en el que lo habían colocado. Ahora comienza a gatear y sus deseos por conocer lo que hay tras la puerta de cualquier habitación son inmensos.

Todo aquello que esté a su alcance será objeto de deseo para él, lo tocará y manipulará. Su curiosidad es vital para él y conviene no desalentarlo con prohibiciones demasiado estrictas.

Querrá recorrer todos los rincones de la casa gateando. Procure que los accesos a las escaleras (si las tiene) estén debidamente protegidos.

Si su hijo se dirige hacia un lugar peligroso, no es necesario que constantemente diga ¡no vayas allí!… Es preferible coger al bebé y llevarlo a otra estancia de la casa en la que sí pueda jugar. La distracción es lo que mejor funciona en estos casos.

En esta etapa toma conciencia de lo que significa dentro y fuera. Algunos bebés se entretienen introduciendo unos objetos dentro de otros. Coloque en un lugar seguro todo lo que sea peligroso para él, como objetos de limpieza, medicinas, tijeras…

Te puede interesar  El desarrollo emocional del bebé de 8 a 12 meses: ansiedad ante la separación

ComportamientoA partir de los 9 meses el bebé sabrá utilizar el llanto en su propio beneficio y llorará cada vez que se aburra, cuando desee algo que no esté a su alcance, cuando no quiera dormir… Sabe que el llanto es la estrategia perfecta para que la madre acuda a su lado.

No hay que dejarlo llorar, pero es necesario comprender por qué llora y actuar en consecuencia, sin prodigarle exageradas muestras de preocupación cuando no las merezca.

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados