Los trastornos genéticos pueden causar malformaciones congénitas