¿Cómo prevenir la ansiedad de separación ante la vuelta al cole?

12

Tras tantos meses sin acudir al colegio y permanecer en casa juntos padres e hijos, es probable que a algunos niños les cueste volver a ir a la escuela todos los días y separarse de sus padres.

¿Qué es la ansiedad de separación? La ansiedad de separación es un fenómeno que surge de manera natural en todos los bebés en torno a los 8 meses.

Hasta ese momento, la mayoría de los bebés no muestran intranquilidad si en lugar de estar en brazos de su madre o padre les toma en brazos una abuela, un tío o un amigo de la familia.

Pero llega un momento en que el bebé prefiere solo a la figura de apego principal.

Este momento suele coincidir evolutivamente con el momento en el que los niños aprenden a desplazarse por sus propios medios y pueden empezar a alejarse de sus figuras de cuidado.

LEER MÁS: ¿Cómo viven los niños las despedidas?

Sabías que… en realidad se trata de un mecanismo de supervivencia ya que asegura que el bebé, que ahora puede alejarse, va a tener siempre una tendencia a quedarse más o menos cerca de sus cuidadores. Disminuyen así los riesgos de que le pueda pasar algo irreparable.

Pero este mecanismo tan bien planteado juega muy malas pasadas cuando una separación se hace necesaria, en este caso, por la incorporación al mundo laboral de las personas encargadas de criar a los hijos.

Es habitual ver a bebés y niños de estas edades y mayores (hasta 4 y 5 años) llorando a la entrada de una escuela infantil o un colegio.

Y este año la imagen se repite con la diferencia además de que no hay una costumbre previa a la que volver. En septiembre de 2020 los niños habrán pasado 6 meses junto a sus padres no uno o dos, y han olvidado las rutinas que tenían antes del confinamiento.

En años anteriores los niños pasaban con sus padres 2 o 3 semanas durante las vacaciones, en el mejor de los casos podían llegar a compartir dos meses de estar todos juntos en vacaciones.

Los niños tiene que “aprender” de nuevo a separarse de sus padres y pasar así una parte importante del día.

¿Qué podemos hacer para prevenir o reducir la aparición de la ansiedad de separación?

Al ser un fenómeno natural, es deseable que aparezca. Pero para que la situación no se agrave demasiado o poder manejarla sin un sufrimiento añadido, podéis poner en práctica algunos de estos consejos:

  1. Antes de que llegue el momento de separarse, desde la tranquilidad de la casa ANTICIPAR lo que va a suceder los próximos días. Ojo, no prometamos cosas que no van a pasar. Simplemente se trata de dar una idea aproximada de cómo van a funcionar las cosas cuando volvamos a la “normalidad”.
  2. Está claro que SABER que la ansiedad de separación es algo que puede suceder mejora la situación ya que como padres ajusta nuestras expectativas a la realidad.
  3. Mantener la CALMA ante el lloro o la rabieta. Para nuestros hijos somos un modelo muy potente de cómo regular los estados emocionales desagradables. Si nosotros mostramos calma y al mismo tiempo seguridad y firmeza en lo que le trasmitimos, la ansiedad no irá a más.
  4. Facilitar un OBJETO TRANSICIONAL, algo que les ayude a calmar su ansiedad y les recuerde su casa o su lugar seguro: un juguete, un peluche, una mantita, un libro o una prenda de ropa pueden servir. Pero debe ser él quien elija qué quiere llevar.
  5. Darle a ELEGIR. Ya que no puede decidir si ir o no a la escuela puesto que esto parte de una necesidad nuestra y no suya, podemos dar a elegir otras cuestiones: “si quieres, cuando te venga a recoger podemos comprar un helado o ir un rato al parque,…” o “hoy para tu primer día qué ropa te quieres poner, ¿quieres coletas o pelo suelto?”
  6. Ir con TIEMPO a la hora de dejarlos o recogerlos. No podemos pretender en un momento así, ser impacientes y meter prisa a los niños. Ellos tienen sus tiempos y en ocasiones no coinciden con los nuestros.
  7. Tener mucha PACIENCIA ya que prevemos que es algo que puede ocurrir, que no está mal que ocurra, no lo podemos evitar, pero sí sacar una lectura positiva y aprendizaje de todo esto. Si además, luego vamos a recogerlos y les dedicamos tiempo de juego, ellos ven que la separación es reversible. Poco a poco aprenden a ajustarse a estos ritmos y fácilmente puede que la adaptación no se alargue más de dos semanas.