Si tu hijo tiene fiebre, ¿sabes cuándo debes acudir al servicio de urgencias?

La fiebre sólo es un síntoma que alerta de la presencia de un problema. Representa el motivo más frecuente de consulta en urgencias pediátricas. Los pediatras recomiendan acudir a este servicio si hay alguna señal de riesgo, como irritabilidad, somnolencia, lesiones cutáneas, dificultad respiratoria en los niños pequeños, o bien si la fiebre se manifiesta en bebés menores de 3 meses.

Al contrario de lo que la mayoría de los padres piensa, la fiebre en los niños no representa una enfermedad grave, ni tiene que estar ligada a un mal pronóstico desde el punto de vista neurológico.

La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo que se produce contra una infección. ¡Sólo es un síntoma que alerta de la presencia de un problema!

Los pediatras señalan que conocer la causa que produce la fiebre es tan importante como bajar la temperatura corporal.

La fiebre se presenta con más frecuencia durante los 3 primeros años de vida.

Paradójicamente, su aparición es fundamental para ayudar a fortalecer la inmunidad del niño.

Por ello, los pediatras insisten en que no en todos los casos es necesario optar por un tratamiento, sino que depende en gran parte de la sintomatología que presente el niño.

En este artículo sobre fiebre infantil:

La fiebre infantil y las consultas en urgencias pediátricas

La mayoría de los pediatras señala que los padres tenemos cierta tendencia a acudir a los servicios de urgencia antes incluso de que se manifiesten signos claros de infección.

Esto dificulta el trabajo de los pediatras ya que, en estos casos, si no hay señales evidentes de enfermedad se hace complicado definir un «posible» tratamiento para los niños pequeños.

Esta situación, además, hace que los servicios de urgencias se colapsen por casos de fiebre infantil.

En España, “hay una cultura mal entendida del uso de los servicios de urgencias. Se abusa de ellos en busca de una segunda opinión o del acceso inmediato a determinadas pruebas diagnósticas. Tan sólo se debería acudir cuando existan signos clínicos que requieran asistencia inmediata”, advierte el doctor Antonio Jurado, presidente del Comité Científico de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

¿Cuándo acudir al servicio de urgencias por fiebre infantil?

La fiebre representa el motivo más frecuente de consulta en urgencias pediátricas.

Los pediatras advierten de que no siempre es necesario tratar un proceso febril.

Sin embargo, muchos padres nos preguntamos, ¿cuándo debemos acudir con los niños a urgencias?

SÍ se debe acudir a los servicios de urgencias con los niños

  • Cuando la fiebre es excesivamente alta.
  • Si el bebé es menor de 3 meses de edad.
  • Si la fiebre en los niños se manifiesta acompañada de afectación del estado general, irritabilidad, somnolencia, lesiones cutáneas o dificultades respiratorias.

NO se debe acudir a los servicios de urgencias con los niños

  • Cuando el niño, a pesar de tener fiebre, se encuentra físicamente bien.
  • Si el niño no rechaza la comida, tiene apetito.

Remedios caseros para bajar la fiebre infantil

Los pediatras señalan que, en caso de dudas, siempre debemos recurrir a los profesionales de la salud para adoptar el tratamiento más adecuado para nuestros hijos.

Sin embargo, cuando la fiebre es leve, podemos recurrir a la ayuda de algunos remedios caseros, como:

  • Bañar al niño con agua a la misma temperatura del menor.
  • Poner a los niños paños de agua fría en la cabeza y extremidades.
  • Mantener a los niños bien hidratados, con poca ropa, en una habitación a temperatura agradable.

En cambio, debemos evitar las friegas de alcohol.

Y, si el episodio febril hay que tratarlo con medicamentos (siempre bajo prescripción médica), debemos adecuar bien las dosis y utilizar solo un fármaco, ya que la prescripción de un gran número de medicamentos aumenta las posibilidades de intoxicación y error.