Enfermedades respiratorias más comunes el primer año de guardería

Consulta en este artículo cómo evitar las enfermedades respiratorias más comunes en niños durante su primer año de guardería.

Durante el primer año de guardería los niños están más expuestos al contagio de enfermedades respiratorias.

Algunas de las enfermedades respiratorias más comunes en la infancia son la gripe, los resfriados, las bronquitis, las otitis, etc.

Las causas habituales son diversas variedades de virus y se contagian principalmente por contacto o inhalación.

En la guardería, los niños pasan la mayor parte del día rodeados de otros niños jugando, compartiendo sus juguetes o llevándoselos a la boca… Esto hace que sean un grupo mucho más vulnerable al contagio y que las recaídas sean frecuentes. Muchos padres se quejan de que sus hijos no paran de estar malos.

Además, el sistema inmunológico del niño todavía no está lo suficientemente maduro. La llegada del frío y la bajada de las temperaturas favorecen la aparición de los primeros síntomas: toses, lagrimeo, estornudos, mucosidad, dolores de garganta, etc. En ambientes fríos nuestras defensas son menos eficaces a los agentes infecciosos.

La mayoría de enfermedades respiratorias dura alrededor de una semana. No obstante existen algunos tratamientos para aliviar sus síntomas y evitar constantes recaídas.

¿Cómo tratar las enfermedades respiratorias en niños?

La mayoría de los pediatras prescribe medicamentos para aliviar los síntomas de la enfermedad como descongestivos para respirar mejor, antitusivos para calmar la tos, mucolíticos para ablandar las secreciones o antitérmicos para la fiebre, por ejemplo.

Cada vez también son más los pediatras que recurren a la homeopatía para tratar estas enfermedades. «Con medicamentos homeopáticos podemos tratar todo tipo de procesos respiratorios tanto en el adulto como en el niño siendo el médico el que decide en función del estado del paciente los medicamentos a utilizar ya que pueden utilizarse medicamentos homeopáticos junto con medicamentos convencionales si es necesario sin ningún problema.», señala el Dr. Jorge Manresa, médico pediatra y homeópata.

Los medicamentos homeopáticos se utilizan para el tratamiento de resfriados, gripes, rinitis, amigdalitis, laringitis, otitis, pero también pueden utilizarse para tratar bronquitis, bronquiolitis o asma y alergias respiratorias.

Como todos los medicamentos, son de dispensación exclusiva en oficinas de farmacia. Su farmacéutico podrá aconsejarle sobre el tratamiento o las recomendaciones más adecuadas en cada caso.

¿Los medicamentos homeopáticos son eficaces?

Los medicamentos homeopáticos son seguros, eficaces y sin apenas efectos secundarios.

Consiguen aliviar los síntomas, reducir el riesgo de complicaciones y evitar recaídas.

Si es necesario, se pueden combinar con medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno.

Se aconseja administrarlos bajo supervisión médica o recomendación del farmacéutico.

¿Pueden prevenirse las enfermedades respiratorias?

Sí. Además de las medidas de prevención habituales, como que los niños:

  • Beban abundante líquido.
  • Estornuden o tosan tapándose la boca.
  • Se laven las manos con agua y jabón antes de tocar cualquier objeto.
  • Eviten los cambios bruscos de temperatura, de muy fríos a muy calientes o al contrario.
  • Sigan una alimentación equilibrada, rica en frutas que contengan vitamina C (naranjas, mandarinas, kiwis…), verduras y cereales.

El uso de medicamentos homeopáticos, como el Oscillococcinum, estimula el sistema defensivo de nuestros hijos frente a los procesos gripales y le ayuda a reaccionar contra las agresiones externas, a recuperarse y contribuye a evitar o distanciar las recaídas.

Como todos los medicamentos, es de venta exclusiva en farmacias.