¿Por qué apuntar a los niños a un campamento de verano?

37

Una opción para aprovechar parte de las vacaciones de verano de los niños es llevarlos a un campamento de verano. Así, los niños rompen con su rutina y están en contacto con la naturaleza. Además, pasan unos días sin sus padres, relacionándose con otros adultos y niños, lo cual refuerza su autonomía y sociabilidad. Existen varios tipos de campamentos de verano, en función de las actividades que ofrecen.

Los campamentos de verano ofrecen la posibilidad de que el niño entre en contacto directo con la naturaleza. Además favorecen la convivencia y las relaciones sociales fuera de casa. Significan salir del ámbito doméstico y conocido, para desenvolverse en otro espacio, con lo que ello implica de independencia y responsabilidad.

Asumir la separación de los padres por un tiempo y enfrentarse a los miedos, ayuda al niño en su proceso de maduración. Y no sólo el niño tendrá que manejar la separación, también los padres, acostumbrados a proteger y supervisar el día a día de su hijo, deben confiar en que todo irá bien. No es casual que al inicio del verano se disparen las ventas de teléfonos móviles, ya que la mayoría de los padres quieren tener comunicación directa con sus hijos cuando están lejos.

Antes de elegir una opción entre los diferentes campamentos de verano para niños, es fundamental conocer el programa de actividades que van a desarrollar, la edad recomendada y comprobar todas las garantías en cuanto al viaje, estancia, instalaciones y titulación de los monitores.

La información sobre los campamentos de verano para niños se puede conseguir en colegios, ayuntamientos, diputaciones, organismos culturales, o centros privados. El precio varía en función de si está o no subvencionado. Como orientación general, la quincena puede salir entre los 100 y los 500 euros.

4 alternativas para el tiempo libre de los niños en verano

1. Para los más pequeños, las colonias de verano son una alternativa apropiada. La estancia suele ser en albergues y el programa pedagógico muy centrado en los juegos, excursiones, deporte, talleres, etc. Algunas ofrecen también idiomas.

2. Otra opción para los niños son los campamentos en tiendas de campaña, que intensifican el contacto con la naturaleza y las tareas en equipo. Suelen estar dirigidos a niños de cierta edad, ya autónomos. La mayor parte de sus programas proponen actividades relacionadas con el medio ambiente, con itinerarios ecológicos, etc. Otros campamentos abordan deportes como la escalada, la vela, el piragüismo, la equitación, etc. Los idiomas también se incluyen en muchas ofertas.

3. Una alternativa interesante para los niños también es la de las granjas-escuela. En ellas los niños aprenden a desenvolverse en el medio rural, ordeñan vacas, recogen huevos o cuidan del huerto. Estas actividades se combinan con talleres, manualidades, cocina, deportes, idiomas, etc. El coste aproximado por semana está en torno a los 200 o 300 euros.

4. Por último, están los cursos en el extranjero que imparten clases de idioma y un programa de actividades. Los organizan colegios y entidades privadas, con estancia en familias o internado. Van dirigidos a niños de cierta edad, preadolescentes o adolescentes.